Una remasterización merecida

 
Las remasterizaciones son uno de los métodos que más gustan al mercado de los videojuegos en la actualidad. En la mayoría de las ocasiones son una forma de permitir su juego en los aparatos de nueva generación, pero en el caso del PC, más bien es una manera de reavivar antiguas historias y hacerlas más apetecibles a los ojos. 
 
Cada vez son más los clásicos de la infancia de muchos, que se dan un lavado de imagen y se perfeccionan con nuevas texturas, mejores gráficos, más facilidad en los controles y al fin y al cabo, una dosis de futuro. El género de las aventuras gráficas es, de momento, es el que va en la cabeza de las remasterizaciones, si se centra la atención en los primeros juegos 2D de los noventa. Desde hace unos años, el mercado ha visto como Monkey Island, una de las sagas más conocidas de todos los tiempos, salía remasterizada y puesta de limpio, incluida su característica banda sonora. También se ha asistido a la mejora de otro de los grandes del género, Grim Fandango, que ya está disponible en Steam y para el que no hace falta utilizar el intrincado DosBox, recurso de los jugadores nostálgicos. 
 
También el rol es un foco de actualización y recientemente, el considerado mejor juego épico de los noventa, ha sido confeccionado en una edición Enhanced. Baldur’s Gate y otros mundos de Dungeons and Dragons como Icewind Dale ya tienen su adaptación, aunque realmente discreta. También los primeros The Witcher, que tras el éxito que cosecha la franquicia tuvieron que ponerse a punto.
 
Los clásicos CD Mix
 
Aunque las remasterizaciones marchen viento en popa, lo cierto es que sigue habiendo unos cuantos títulos que lucirían espectaculares de ser actualizados. La lista es muy extensa y seguramente, cada jugador elegirá a sus compañeros durante tanto tiempo, pero en este reportaje hemos elegido algunos de los que querríamos ver actualmente, eso sí, conservando su esencia original. Debido a la gran cantidad de títulos clásicos y épicos con las que,  por suerte, cuenta el espectro de los videojuegos, este solo será el primer volumen de otros tantos que publicaremos más adelante.
 
Si has crecido en la década de los noventa y siempre fuiste un jugón, seguramente te suenen aquellos inolvidables CDs que traían un mix de los mejores juegos, ahora podemos decirlo, de la historia. Antiguamente, el pirateo a través de internet se estilaba muy poco y hacerse con una de estas joyas significaba pasar de jugar al Buscaminas que traía por defecto el PC, a una inmensidad de triple A. Los contenidos estaban totalmente rippeados y habían sido comprimidos para que en un solo disco pudieran caber una media de 15 títulos diferentes.  El mercado “ilegal” de estos CD Mix era bastante entretenido, y la mayoría se los pasaba en el colegio, o los adquiría por poco dinero a cualquiera que tuviera una copia disponible. Pero por suerte, muchos pudimos sumergirnos en sus historias y ahora disfrutar de recuerdos que valen oro. 
 
Entre estas entregas de combinados, hemos escogido algunos que todavía carecen de remasterización, que no son tan conocidos actualmente, algo que no sucede con Diablo o The Need for Speed, y los que se merecen una oportunidad para volver a nuestras vidas actuales.
 
 
 
Dungeon Keeper
 
Dungeon Keeper es uno de esos videojuegos en los que el género no está muy claro. Tiene tintes de rol, aunque su dinámica no es tal, también hace uso de la estrategia en numerosas ocasiones y finalmente, podría compararse con el Minecraft actual. En 1997 nació esta rareza, y lo es más por su peculiar dinámica: el jugador es un guardián malvado de una mazmorra, que debe construir una fortaleza lo bastante decente como para atraer cuantas más criaturas mejor. Estos seres son bastante poco agraciados, y deben trabajar sin descanso para defender el feudo y seguir ampliándolo. 
 
A la originalidad del planteamiento, se suma la de la originalidad, pues no solo se controla, a vista de pájaro, todo cuanto pasa en el territorio explorado, también se puede llegar a recorrer la mazmorra en primera persona, introduciéndose en una criatura escogida. Además de excavación, las zonas de la mazmorra también incrementan otras cualidades, sabiduría y estudio de conjuros, entrenamiento, granja para comer y dormitorio, entre muchas otras. A medida que se conquistan zonas y se crece como señor del mal, la variedad de disciplinas, criaturas y acciones aumenta, dando la capacidad de vencer a enemigos muy superiores. 
 
La espectacularidad de una remasterización es innegable,  y conservando la premisa original, podrían hacerse maravillas debido a la infinitud de posibilidades, tanto de personajes, como de entornos. Por eso es la primera elección de este reportaje.
 
 
Little Big Adventure
 
Aunque el título recuerde al juego de Media Molecule, nada tiene que ver. Esta pequeña aventura nació en 1994 y fue lanzado por una vieja conocida, Electronic Arts, que consiguió vender más de 400.000 millones de copias en todo el mundo. Quizás, lo novedoso de LBA, es que incorporó una fluida perspectiva isométrica 3D, poco antes visto en la década, y además, creó unos mundos fascinantes y unos personajes difíciles de olvidar.
 
Como si de un cuento se tratase, todo gira en torno a Twinsun, un planeta donde habitan criaturas variopintas, desde brujos, conejudos hasta colineses, y que se ve amenazado súbitamente por un tirano llamado Funfrock, en la primera parte, y unos desagradables alienígenas en la segunda. El jugador manejará a Twinsen, un campeñano habitante del planeta y único con suficiente coraje como para librar a todos de la tiranía. El modo de juego de Little Big Adventure es bastante original y nunca visto hasta el momento: se compone de cuatro modos de conducta en los que el personaje afrontará el mundo de manera distinta: normal, el estado habitual y apto para los diálogos; deportivo, fundamental para darse prisa; agresivo, para el que guste de gruñir, dar patadas aleatorias y parecer hostil; y discreto, la mejor forma de pasar inadvertido. 
 
Con una historia sólida y grandes dosis de originalidad, una remasterización tendría el éxito asegurado. Además, su disposición en tercera persona y su control, favorecerían versiones para consola. Aunque, recientemente, se ha dado la opción de jugar a una tímida versión Enhanced, creemos que de este juego puede sacarse mucho más partido, sobre todo a su segunda parte, que no ha sido renovada de ninguna manera, y que luciría espectacular reinventándose con motores gráficos y una disposición actuales.
 
 
 
 
Blood
 
Este es uno de los shooters más irreverentes que se han inventado. Quizás no es muy conocido y fue eclipsado por otros grandes del momento: Doom o Duke Nukem, ya que cuenta con similitudes claras en la dinámica de juego. Pulsar interruptores, resolver acertijos o encontrar llaves, serán las claves para sobrevivir a los niveles, pero en este caso, la crueldad y violencia de los entornos serán mayores que en las de los antecesores, pudiendo llevarse por delante pobres civiles, o ir regándolo todo con dinamita para después hacerla explotar. Además, incorporaba la nunca antes vista, opción de matar enemigos mediante un muñeco voodoo. 
 
Los enemigos de este videojuego de Monolith Productions están basados en ideas descritas por Lovecraft, aunque también se incluyen guiños a famosas películas de terror del momento como Elm Street, o Viernes 13. Toda la tónica tiene cierta sensación humorística, aunque eso no resta seriedad a la jugabilidad.
 
El jugador maneja a Caleb, un legendario y joven pistolero, que deberá enfrentarse a los designios de un mundo cruento y donde un culto malvado pretende dominarlo todo. El comienzo se hará desde una tumba, a la que no se sabe cómo se ha llegado  y poco después, la violencia tomará partida y será el elemento esencial, así como la sangre. 
 
Sin duda, una remasterización de este juego, funcionaría en esta época, ya que cuenta con grandes elementos de shooter, mitológicos y además un tono jocoso que le da una personalidad innegable.  Debido a la desaparición de los creadores, absorbidos por otras compañías, será difícil de momento que alguien tome partida en esta empresa.
 
 
MDK
 
Este es uno de esos ejemplos, precursores de la ciencia ficción y la calidad gráfica acorde, durante 1997. El juego fue elogiado por la elegancia de su factura y tuvo unas críticas inmejorables, que lo impulsaron hasta una segunda parte. La invasión de unos extraños seres es la premisa para desplegar gigantescas fortalezas y una infinitud de vehículos acorazados. La intención es saquear la Tierra y dejar el planeta vacío, pero un avispado doctor, Fluke Hawkins, constriye una estación espacial protegida, lejos de tanto caos, y se aísla allí junto con su ayudante Kurt y su perro robot, Bones. 
 
Mediante un traje perfectamente diseñado, este inventor dispone a Kurt listo para una misión imposible, librar a la Tierra del mal que acontece y destruir toda señal de ese enemigo que intenta asolar todo cuanto puede. 
 
Sin duda, podría estar a la altura de numerosas tramas actuales, y con una mejora gráfica, no sería raro ver un nuevo bombazo, que ya causó furor en su época de lanzamiento. El mundo que se representa, la forma de desplazarse por él, y las diferentes herramientas del protagonista, lo hacen adelantado a su tiempo y un candidato firme a ser remasterizado.
 
 
 
Outlaws
 
Esta es nuestra última propuesta para este primer reportaje de remasterizaciones, pero sin duda es una a tener en cuenta. Outlaws es un shooter en primera persona publicado por LucasArts en 1997 y con una versión mejorada del motor del juego Jedi, por primera vez en Star Wars: Dark Forces. Este FPS tenía como aliciente estar ambientado en el salvaje oeste, pues pocos sucedían en entornos similares. Además, fue cuidadosamente dibujado a mano con filtros especiales y ofrecía, por primera vez en la historia, el famoso ya zoom de francotirador. 
 
La historia gira en torno a James Anderson, un US Marshal retirado, que vuelve a casa después de un viaje y se encuentra un caos monumental: su esposa ha sido asesinada y su hija secuestrada por unos bandidos conocidos como Matt "Doctor Muerte" Jackson y "Slim" Sam Fulton. 
 
Lo cierto es que este juego no es nada sencillo y avanzar exige perspicacia, además de puntería. Las armas se van encontrando por el entorno, y hay que ir desentramando puzles y presionando botones para avanzar en los entornos. El juego incorporó campaña para un solo jugador, con cinco complicadas misiones y una opción multijugador, que permite escoger entre seis personajes principales y jugar con un compañero. 
 
Si se conserva la tónica original y la dificultad, una remasterización podría reavivar unos entornos y una forma de juego diferente, ambientada en un territorio hostil y sin la necesidad de un despliegue de posibilidades, sino de ingenio para superar los obstáculos y cumplir los objetivos.
 
 
 
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar