Una streamer de Twitch tiene como moderadora a su propia madre para evitar comentarios sobre sus pechos

Una streamer de Twitch tiene como moderadora a su propia madre

Al margen de lo bien o mal que se puede llevar uno mismo con su familia, lo cierto es que hacer una retransmisión de un juego en vivo ante un público, digamos, peculiar y donde vuelan en el chat toda clase de comentarios soeces sería algo que a lo mejor no recomendaríamos ver a nuestros padres porque sería raro. Más raro sería si el streamer en cuestión fuera una chica que a veces hasta retransmite mostrando unos generosos escotes. Normalmente es algo que una madre no aprueba, pero en el caso de Anisa Johma, más conocida en Twitch como Raihnbowkidz, no solo su madre es consciente de ellos sino que además hace las veces de moderadora en su chat.

Mientras Anisa, una habilidosa jugadora de League of Legends donde es rango Oro 5, muestra en pantalla su progreso en el juego en directo, en el chat le surgen los inevitables elementos que le dedican lindezas como “si no hay tetas paso de verlo” o “¿y los pezones?”. De ellos se encarga Maureen Johma, su señora madre de 52 años de edad que además es su moderadora, algo que empezó a hacer después de presenciar el canal de su hija sin que ésta fuera consciente de ello.

“Al principio estaba sorprendida”, cuenta la señora Johma a Kotaku, “Ella era una de esas streamers que atraen a trolls que vienen a acosar o a intentar ligar con ellas”. Tras verlo con sus propios ojos, Maureen optó por no enfadarse ni prohibir a su hija el acceso a Twitch. En su lugar, empezó a acechar en el chat a la caza de los trolls que le decían esas cosas tan feas a la sangre de su sangre sin que ésta lo supiera. Raihnbowkidz no creía en un primer momento que fuera su madre, pero cuando se hizo evidente le pareció divertido. Es más, le gustaron las respuestas que daba la señora Johma. Tanto fue así que finalmente la convirtió en moderadora de su canal para mantener a raya a los elementos indeseables. Seguimos en la siguiente página.

Raihnbowkidz ya no era ajena anteriormente a este tipo de cosas, pero normalmente se las toma con humor. O bien ignora estos comentarios o incluso les sigue el juego. Si le dicen que no tiene ni idea de jugar y que es un paquete, simplemente se ríe, dice que es cierto y sigue a lo suyo. Cuando la cosa pasa a mayores, Maureen entra en acción. Sus armas son humorísticas, respuestas con mordiente y acidez satírica que propinan una bofetada al agresor verbal y lo ponen a andar hacia donde jamás debió de salir. Ha habido, no obstante, un episodio desagradable en el último año protagonizado por otro streamer de League of Legends, Gross Gore, que llevó a cabo un acoso y derribo en Raihnbowkidz hasta el punto de echarle encima una marea de trolls, provocar que fuera atacada mediante DDoS o que la gente le dijera que se suicidara. “Los trolls son parte del entorno de Internet, no me importa que hagáis vuestra madriguera aquí”, dice Raihnbowkidz en su propio código de conducta para el chat, “Los baneos son bastante difíciles de conseguir, si te ganas uno será a discreción de los moderadores. Si decides trollear, por favor sé creativo para que al menos valga la pena leerlo”.

La relación madre e hija entre Anisa y Maureen Johma se ha estrechado gracias a Twitch. “Ahora podemos hablar más abiertamente”, reconoce la streamer, “Podemos hablar prácticamente de todo”. Y la madre también ve a la hija con otros ojos: “Quedé fascinada por su fortaleza y su humor. Ver cómo manejaba a los trolls le hacía ganarse a la gente, a mí incluida. No necesito ser protectora con ella”. Es porque Maureen no cree que los comentarios, por duros que sean, resulten “hirientes para ella. No se los toma en serio. Así es Internet. Es anónima. El 99% ni siquiera lo dice en serio. ¡Están trolleando!”. Quizá el próximo que se plantee hacerlo debería pensarlo mejor. Podría haber una madre entre el público, y lo que es peor, una que sepa cómo trollear al troll.

Cerrar