Uncharted: La idea inicial lo hubiera cambiado todo

Uncharted: La idea inicial lo hubiera cambiado todo

Cualquier aficionado al mundo de los videojuegos sabe qué es Uncharted. Y es que tras triunfar con Crash Bandicoot y Jak and Daxter todas las miradas estaban puestas en el nuevo proyecto de Naughty Dog. Sony necesitaba una franquicia fuerte para competir con la recién llegada Gears of War (Xbox 360 llegó un año antes que PlayStation 3) y el siempre solvente estudio californiano parecía ser la respuesta a su imperiosa necesidad.

Sin embargo, mucho antes de ser lo que finalmente fue, Uncharted iba a ser un videojuego completamente distinto. Naughty Dog tenía en mente desarrollar un título que se ambientara en una estación submarina repleta de alta tecnología, pero el casi simultáneo anuncio de BioShock por parte de Irrational Games hizo que la compañía estadounidense descartara esta primera y prometedora idea inicial para su Uncharted.

Por aquel entonces el proyecto ya se conocía como Uncharted, pues al fin y al cabo Naughty Dog quería un título de descubrimiento de lugares inexplorados y misteriosos. Los chicos del estudio californiano sabían que debían convencer a Sony con su nueva obra, de modo que decidieron darle una vuelta de tuerca y tomar como referencia las películas de Indiana Jones, de modo que la aventura, la comedia y el amor formarían parte de la propuesta.

Josh Scherr, uno de los máximos responsables de que Uncharted viera la luz, señaló que siempre le habían gustado las películas de aventura románticas, en referencia a En busca del arca perdida, por lo que inspirarse en ellas para su videojuego era su mejor idea para convencer a Sony de que el proyecto podía funcionar. Lo que estaba verdaderamente claro desde un comienzo es que el nuevo juego debía centrarse en la historia y los personajes.

Aunque con el paso del tiempo Uncharted se ha consagrado como la franquicia que hizo que Naughty Dog diera el paso definitivo hacia la madurez, también es verdad que durante un tiempo se valoró la opción de inyectar al juego una dosis de la fórmula clásica de la compañía. ¿Que a qué nos referimos? Por ejemplo, el primer diseño de Nathan Drake tenía un aspecto mucho más estilo Dreamworks, por lo que parecía más cercano a Jak and Daxter que a lo que finalmente fue Uncharted.

Ya desde el primer momento los personajes de Uncharted iban a ser muy expresivos y carismáticos, pero Naughty Dog acabó incluso descartando una mecánica de juego que podría haber dado buen resultado: los tiroteos incrementarían el nivel de nerviosismo de Drake, lo que le haría moverse y actuar de una forma más errática y dificultosa. Lo que definiría al protagonista, no obstante, sería el actor que le diera vida en la pantalla.

Naughty Dog se citó con casi una treintena de actores que pudieran dar el tono sarcástico y socarrón tan característico de Nate al tiempo que pudieran ponerse serios cuando tocara. El ya mencionado Scherr comentó hace años que en cuanto vieron actuar a Nolan North se dieron cuenta de que era él quien se convertiría en Drake. Con el paso del tiempo está más que claro que la elección fue un acierto de proporciones inmensas.

Así fue el comienzo de una saga que ha marcado una época y que, sin embargo, todavía no ha llegado a su fin. El próximo mes de agosto podremos disfrutar de Uncharted: El legado perdido, la primera aventura de la franquicia no protagonizada por Nathan Drake. Una vez se lance deberemos decir adiós para siempre a Uncharted, aunque seguro que Naughty Dog tiene nuevas ideas para el futuro. De hecho, próximamente te ofreceremos un artículo hablando sobre cuál podría ser el próximo proyecto del estudio.

Publicaciones relacionadas

Cerrar