Video Games Live: estuvimos en el increíble evento de bandas sonoras de videojuegos

Ha sido una larga espera, pero diez años después de su creación, por fin hemos podido disfrutar en España de Video Games Live, el evento musical dedicado a las bandas sonoras de videojuegos más aclamado por los fans de los últimos tiempos. Se celebró el pasado domingo, 9 de noviembre, a las 12 de la mañana en el Auditorio Nacional de Música de Madrid, tras un pre-acto que empezó en el mismo lugar a las 10 de la mañana, y que contó con la participación de Sony y Bandai Namco, los cuales habilitaron varias consolas PlayStation 4 y concursos por el hall de recepción para entretener a los visitantes.

Pero vayamos a lo más interesante de todo: el concierto. Video Games Live fue creado por el fantástico Tommy Talarico, todo un veterano compositor de la industria del videojuego que no dejó de remarcar durante las tres horas de música su gran amor por los videojuegos y su desconcierto ante la gente que piensa que los juegos son solo para niños (que niños, por cierto, solo contamos cuatro), que fomentan la violencia, o que las bandas sonoras de videojuegos no son música que valga la pena. Creencias generales que cada vez pierden más fundamento y que, en el caso de la calidad musical, Talarico se encargó de desmentir sobre el escenario. 

De la mano de la Orquesta y Coro nacionales de España, conducidos a su vez por el famoso director Emmanuel Fratianni (The Amazing Spider-Man, Avatar), el espectáculo se dividió en dos partes. La primera mitad comenzó con los acordes de la banda sonora de Tron creada por Daft Punk, para a continuación dar paso a la orquesta que interpretó una suite de la saga Castlevania. Le siguieron las emotivas mezclas de temas de Metal Gear Solid, que se llevó una ovación masiva del público, y Sonic, que junto a un montaje de imágenes que repasaba la prolífica saga del erizo hizo aplaudir a un público entregado a la nostalgia.



Tras esta magnífica introducción, Talarico volvió al escenario con su guitarra para remarcar que la canción que venía a continuación había sido una de las más solicitadas en España, y eso le agradaba pues le encanta, pero rara vez tenía oportunidad de tocarla (antes de cada concierto los asistentes al mismo son los encargados de elaborar la playlist del evento mediante sus sugerencias en el Facebook de Video Games Live). La suite en cuestión fue de Monkey Island.

Al clásico título le siguieron otros aún más famosos que hicieron que varias personas del público se levantaran, fue un no parar de emoción: The Legend of Zelda, Uncharted II y Shadow of the Colossus. Posteriormente, Talarico salió a escena para hacer una interpretación única: tocaba escuchar el set de Earthworm Jim, del cual es compositor.

Para terminar este primer acto redondo, y antes de descansar durante unos minutos, aún hubo dos canciones dispuestas a robarnos el aliento: una mezcla de melodías de la saga Mega Man, y el impresionante Liberi Fatale de Final Fantasy VIII, tema favorito del creador que aprovechó al máximo el potencial de la Orquesta Nacional.

Pero si el programa hasta ahora os parecía poca cosa, o puede que al revés, fascinante, el segundo acto fue especialmente emocionante, hasta el punto de que a más de uno y una se le escapó una lagrimita.

Volvimos a sentarnos en nuestras butacas con ganas de mucha más música, y nos topamos de lleno con una de las mejores bandas sonoras de la historia de los videojuegos que provocó centenares de suspiros: era el turno de Kingdom Hearts. Melodía que se acompañó, además, de un montaje de imágenes de los clásicos Disney originales en lugar de los personajes del videojuego, con escenas míticas que simplemente te enamoraban.



A Kingdom Hearts le siguieron un par de suites que solo podemos describir como legendarias. ¡Daban ganas de coger una espada y lanzarse a la aventura! Hablamos de la saga Warcraft, de Mass Effect (aunque hay que decir que en lo referente al título de Bioware se podrían haber elegido mejores tracks) y del siempre poderoso The Elder Scrolls V: Skyrim. A continuación el show se volvió más oscuro cuando llegó a las pantallas del escenario el montaje de imágenes de Silent Hill II, aunque la elección de canción de su banda sonora no entusiasmó a todo el mundo.

Tras este cóctel de melodías, llegó el turno de otra de las bandas sonoras más queridas del mundo de los videojuegos y una de las más repetidas en las diferentes ediciones de Video Games Live: la suite de la trilogía original de Halo. La orquesta volvió a contar con la guitarra eléctrica de Tommy Talarico, logrando una gran ovación.

Se acercaba el final del espectáculo, y cierta sensación de pesar se empezaba a apoderar del ambiente cuando nos dábamos cuenta al mirar los relojes. Sin embargo, Video Games Live no iba a irse sin más, y sin dejarnos un buenísimo sabor de boca, razón por la cual, después de hacernos reir y aplaudir con su mezcla de canciones de Street Fighter II llegó el turno de la que sería, técnicamente hablando, la última canción del concierto: la impresionante One-Winged Angel de Final Fantasy VII, que emocionó al público y a la orquesta, hasta el punto de que el primer violonchelo se levantó de su asiento y se unió a Talarico para agitar la melena mientras rasgaban sus respectivas cuerdas. La ovación estaba asegurada, y todo el público estábamos en pie.



Pero ya sabéis como somos en los conciertos, y sin parar de aplaudir, tras una graciosa pantalla que rezaba “¿Queréis otra? Entonces presionar *Aplauso*”, todo el mundo volvió a su asiento para interpretar una última pieza: la suite de Chrono Trigger y Chrono Cross. ¿La mejor parte de todo? Que aún no habíamos terminado.

Durante la Video Games Live, no solo la orquesta actuó. Talarico tuvo a bien tener dos invitados especiales, sacados de ese universo de covers que es Youtube: el grupo rockero Random Encounter, que interpretó su propia versión a guitarra, bajo y acordeón de The Legend of Zelda, y a Riva Taylor, cantante londinense que con solo 12 años firmó su primer contrato musical, y que con su potente voz interpretó "The Creed", una canción propia inspirada por el futuro lanzamiento de Assassin’s Creed Unity.

Pues bien, Video Games Live tuvo un impresionante broche final donde pudimos aplaudir, chillar y cantar, pero sobre todo reírnos a carcajadas, cuando Tommy Talerico invitó a la guapísima Riva Taylor una vez más al escenario para interpretar Still Alive, la famosísima canción de los créditos finales del videojuego Portal, mientras ponían las letras en las pantallas gigantes y varias bromas referentes a videojuegos que hicieron que la despedida fuera realmente dulce.



Fue un evento, en definitiva, cargado de buen rollo y muchísimas risas, pero también capaz de quitarte el aliento y derramar alguna que otra lagrimita. Una experiencia excepcional que tuvo sus flecos, por supuesto, como algunos problemas de sonido de las guitarras eléctricas durante la primera parte, pero que al final quedaron en nada con la emoción general de poder escuchar esa música, esas bandas sonoras que nos han marcado en nuestra vida de jugones en vivo y directo y de la mano de una orquesta con tantísimo talento como es la nacional española.

Video Games Live ha sido un rotundo éxito, además, en venta de entradas, pues no quedaban localidades libres, y por tanto han confirmado ya que regresarán a nuestro país en noviembre de 2015, misma ciudad y auditorio. ¿Te lo perdiste y no quieres faltar a la próxima edición? Entonces marca en tu calendario el mes de mayo de 2015, cuando empezarán a ponerse a la venta las entradas.

Claudia García

Cerrar