Videojuegos a medio hacer que casi arruinaron sus sagas

Videojuegos a medio hacer que casi arruinaron sus sagas

No existe nada más doloroso que ver cómo una franquicia que amas va perdiendo calidad a medida que salen nuevas entregas. A todos nos ha tocado vivir una sensación de esa clase y no solo lo hemos hecho una vez, sino que hemos tenido la mala fortuna de tenerla que experimentar en múltiples ocasiones. Precisamente de ello es de lo que queremos hablarte en el nuevo artículo que hoy te acercamos.

Y es que lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de videojuegos que tenían unos u otros fallos y que como consecuencia de ellos casi consiguen cargarse las sagas a las que pertenecen. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en la caja de comentarios para fomentar el debate sano con el resto de lectores de la revista.

Homefront: The Revolution

El primer Homefront fue un fracas en ventas, pero sentó las bases de lo que era una saga prometedora. Homefront: The Revolution sí fue una decepción en toda regla. Gráficamente pobre, pésimo en cuanto a rendimiento e inteligencia artificial enemiga y, en líneas generales, poco inspirado. Este sí podría suponer el adiós definitivo a una franquicia que pintaba bien pero que nunca ha acabado de despegar.

Thief

Los dos primeros Thief siguen siendo a día de hoy unos referentes en el género del sigilo, de modo que el regreso de la saga era muy esperado por muchos. El juego, no obstante, acabó siendo un Dishonored sin gracia. Oscuro, tedioso, pesado. Era difícil jugarlo durante muchas horas seguidas porque, sencillamente, se hacía muy aburrido. El retorno de Thief fue decepcionante y tal vez no volvamos a ver una nueva entrega.

Dead Space 3

Tras dos primeros episodios brillantes (tal vez la saga de terror de más calidad de la pasada generación), Visceral Games hizo como tantos otros estudios y dejó el terror de lado para meternos de lleno en una propuesta de pura acción. Con Dead Space 3 la franquicia perdió el rumbo y los fans quedaron decepcionados. Sin embargo nosotros aún tenemos esperanzas de acabar viendo una cuarta entrega algún día.

Assassin’s Creed Unity

La saga por antonomasia de Ubisoft tocó suelo con Assassin’s Creed Unity. Aparte de ser un juego narrativamente poco inspirado, el título contaba con un rendimiento terrible, siendo prácticamente injugable en sus primeras semanas de vida. Syndicate mejoró, pero no logró volver a los días grandes de la saga, de modo que el descanso que le ha dado Ubisoft a la franquicia puede hacer que tengamos un regreso por todo lo alto.

Mafia 3

Pocos recuerdan el primer Mafia, pero sí sabrán que el segundo era un título destacado en muchos aspectos. Es por ello que había ganas de ver cómo saltaba la saga a la nueva generación de consolas y PC. La palabra que mejor lo define es decepcionante. Gráfica y técnicamente muy pobre, argumentalmente incongruente y, a fin de cuentas, un juego tremendamente repetitivo y, con el paso de las horas, tedioso a más no poder.

Star Wars: Battlefront

La saga creada por George Lucas volvía a estar de moda en el cine y DICE rescató la franquicia Battlefront con un juego… que no tenía la esperada campaña para un jugador ni modos clásicos muy deseados. Por si fuera poco Electronic Arts optó por vender gran parte del contenido que debería haber ido de inicio en DLCs, por lo que el precio del juego se disparó si lo quisiste todo. Parece que ambos han aprendido de sus errores.

Resident Evil 6

La cuarta entrega numerada de la saga Resident Evil dejó el terror de lado y se fue hacia la acción. En Resident Evil 5 lo vimos de forma todavía más pronunciada y en Resident Evil 6 ya era prácticamente insostenible: Quick Time Events, zombis con metralletas y acción desenfrenada. Afortunadamente la franquicia ha sabido rehacerse y nos ha deleitado con un Resident Evil 7 terrorífico y que deja con ganas de mucho más.

Cerrar