Videojuegos casi imposibles de superar en su máxima dificultad

Videojuegos (casi) imposibles de superar en su máxima dificultad

Son muchos los aficionados al mundo de los videojuegos que creen que la dificultad de los títulos de hoy en día es muy inferior a la de hace décadas. Lo cierto es que los juegos de dificultad única no suelen presentar demasiados obstáculos para poder llegar a su final, pero te aseguramos que hay formas de hacer que los videojuegos de la actualidad sean tanto o más difíciles que los de antaño.

Es por ello que hoy hemos decidido acercarte algunos videojuegos que son prácticamente imposibles de terminar en su máxima dificultad a menos que te armes de paciencia o los conozcas extremadamente bien. Son dificultades en las que mueres de un golpe, no tienes información sobre lo que te rodea o hace que morir suponga el fin de la partida y debas volver a comenzar. Ármate de valor para jugar a estos videojuegos en la máxima dificultad.

The Last of Us

No soy un jugador amante de las dificultades extremas y he superado The Last of Us tres veces en dificultad Realista. Sin embargo ya lo había completado otras tres veces anteriormente. Si de primeras juegas en esta dificultad vas a tener muchas dificultades. Morirás de uno o dos disparos, no tendrás el modo escucha para saber por dónde te vienen los enemigos y no se te indicará cuánta munición te queda ni cuánta salud tienes.

Doom

El Doom que vio la luz el pasado año es un juego relativamente complicado incluso en su dificultad normal, por lo que ya puedes imaginar cómo será hacerle frente a la máxima disponible. La moda es hacer modos de dificultad que nos castiguen de una forma muy severa. En Doom podemos avanzar cinco horas ante la amenaza de morir de un solo golpe… y tener que volver a comenzar desde el principio por morir.

Furi

El año pasado pudimos disfrutar de un título de corte independiente basado, básicamente, en derrotar jefes finales uno detrás de otro (como Shadow of the Colossus, sí). Este juego hack and slash es difícil de por sí, pero no solo porque les hagas menos daño a los enemigos o tu recibas más, sino porque los jefes realizan sus patrones de ataque con mayor rapidez e incluso te sorprenden con alguno nuevo.

Ninja Gaiden 2

Otra de las sagas conocidas por su extrema dificultad es Ninja Gaiden, que en su segunda entrega incluyó un modo de dificultad Maestro Ninja para poner a prueba nuestra habilidad a los mandos y nuestra paciencia. Y es que son muy pocos los que han conseguido superar esta dificultad sin recurrir a glitches y exploits. Necesitarás memorizar patrones y emplear los objetos clave en momento determinados para tener éxito.

XCOM: Enemy Unknown

La estrategia por turnos ha tenido muchos representantes a lo largo de la historia, pero pocos tan exitosos como la saga XCOM. En Enemy Unkown teníamos la oportunidad de jugar en la dificultad Imposible (bonito nombre), que básicamente nos da muchas menos recompensas, hace que nos cueste más cada movimiento y, por si fuera poco, nos castiga sin piedad cuando cometemos el más mínimo error.

Alien Isolation

Si has jugado al título de Creative Assembly sabrás que el alien que nos perseguía constantemente era un dolor de muelas incluso en las dificultades más bajas. Sin embargo, en la máxima de ellas el alien aprende tus movimientos mucho más rápidamente y no tienes mapa ni interfaz que te indique los recursos que te quedan. A todo ello cabe añadir que todos los enemigos te hacen el doble de daño.

Fire Emblem: Awakening

En el juego de rol Fire Emblem nuestros aliados desaparecen para siempre una vez han muerto, nuestras armas se desgastan hasta romperse y las estadísticas se reparten aleatoriamente al subir de nivel, pero la dificultad Lunatic Plus de Awakening tenía algo más para tocarnos la moral. Y es que nuestros enemigos obtienen habilidades adicionales de forma aleatoria, de modo que nunca sabemos cómo nos van a atacar.

Cerrar