Videojuegos con los enemigos más listos y difíciles de abatir

No hay reto más difícil que toparse con algo cruentamente inteligente. En los videojuegos nos hemos cruzado con todo tipo de enemigos, desde aquellos con un encefalograma plano hasta los que han demostrado ser unos maestros del dolor y el sufrimiento de los rivales. Y es que, en materia de inteligencia artificial, el abanico que ha abierto la industria en todos estos años es inmenso.

Hoy, en AlfaBetaJuega, queremos echar un vistazo a aquellas inteligencias que nos sorprendieron gratamente al toparnos con ellas. Aunque nos hicieron desquiciarnos más de una vez frente al televisor o el monitor, guardamos un especial recuerdo por las capacidades que demostraron y por lo capaces que eran de hacernos la vida (virtual) tremendamente difícil.

Quizá lo mejor de ellas es que, gracias a ese reto que planteaban, hacían la experiencia mucho más satisfactoria. Por eso, para que los recordéis con nosotros, os dejamos con los enemigos más listos y difíciles de abatir de los videojuegos. Además, y como ya viene siendo costumbre, os invitamos a que compartáis con nosotros aquellos que guardáis con especial «cariño».

 

Starcraft

Como buen juego de estrategia, la saga Starcraft logró demostrar hasta qué punto se puede ser difícil y cruel. La primera entrega fue mucho más dura que su secuela y expansiones. De hecho, los veteranos que la superaron se toparon ante un paseo con Starcraft 2. ¿El motivo? Una buena gestión de unidades y recursos, siempre pensada para acabar contigo en cuanto sea posible.

 

Far Cry 2

Quizá este juego no sería el exponente más claro de una inteligencia artifical organizada, sino más bien de todo lo contrario. Cualquier personaje es hostil y quiere acabar contigo, pero lo mejor es que lo hace de forma totalmente impredecible. El caos impera en todo momento, no sabes por dónde ni cómo te van a venir, lo que complica las cosas de forma ideal para traerte siempre un quebradero de cabeza.

 

Alien: Isolation

Aquí el ejemplo de buena IA viene dado por un enemigo que actúa de forma natural. El xenomorfo está programado para explorar y buscar en puntos de interés, pero también para estar alerta tanto a los estímulos visuales como sonoros. Cuidado con los conductos de ventilación, porque ahí se mueve como pez en el agua, o como alien en tubería.

 

Splinter Cell: Blacklist

Otro ejemplo de entidades que siguen un patrón de comportamiento lógico, y que nos complica las cosas. Los guardias que debemos evitar en Splinter Cell: Blacklist están al tanto de todo lo que ocurre, reaccionando ante cualquier pista que vean fuera de lo habitual. Además, tienen también unos perros con una capacidad olfativa sorprendente, de hecho, más de una vez te delatarán sin que puedas hacer nada para evitarlo. 

 

Arma 3

Imagina tener que asegurarte de que unas tropas se gestionen y organicen bien en un mapeado inmenso para que, cada vez que haya un ataque, el repliegue y la reorganización se hagan de la forma más eficaz para acabar con la amenaza. Eso es lo que hacen los soldados enemigos de Arma 3, un juego que, si ya es complicado de por sí, cuenta con una inteligencia artifical de las mejores que hemos podido ver.

 

F.E.A.R.

Los soldados enemigos de este juego son el mejor ejemplo de lo que debería hacer una organización militar a la hora de ejecutar una táctica. Su principal estrategia reside en entretenerte para enviar tropas por otros lados para flanquearte. En lugar de quedarse ahí como pasmarotes disparándote, hacen lo posible por acabar contigo aprovechando el entorno y tu falta de cobertura (en caso de haberla). Así, sí.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar