Videojuegos en los que eras el villano sin saberlo

Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

Lo mejor de un videojuego que trata de contarte una historia es que consiga sorprenderte y para ello debe haber algún giro de guion inesperado. Son fórmulas narrativas peligrosas, pues pueden impresionar y dejarnos boquiabiertos o hacer que todo lo anterior se convierta automáticamente en algo ridículo. Hoy, sin embargo, te vamos a mencionar algunos ejemplos que a buen seguro te sorprendieron tanto como a nosotros.

Y es que lo que encontrarás en la lista que te hemos preparado en el día de hoy y que hallarás a continuación es una selección de videojuegos que te hacían creer falsamente que eras el bueno de la historia. Al final acabábamos descubriendo que no éramos más que el villano principal, por lo que conseguían dejarnos con la piel de gallina. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Shadow of the Colossus

Uno de los casos más sorprendentes e impactantes de todos los tiempos es el de Shadow of the Colossus, en el que Wander hacía un trato con Dormin para devolver a la vida a su amada. Para ello debíamos derrotar a dieciséis colosos. Lo que no sabíamos es que al hacerlo íbamos a permitir que el malvado Dormin pudiera entrar en esa tierra sagrada protegida, por lo que fuimos los responsables de que el mal se desatara en ese lugar.

Knights of the Old Republic

La amnesia en los videojuegos es un recurso muy interesante para poder sorprendernos en material narrativa y para poder iniciar el juego paso a paso. En Knights of the Old Republic (la maravillosa saga de BioWare) acabábamos descubriendo que aquel a quien habíamos perseguido incansablemente no era otro que nosotros mismos. Efectivamente, nosotros éramos el villano al que todo el mundo quería dar caza aunque no lo supiéramos.

Heavy Rain

A lo largo de todo el videojuego de Quantic Dream se nos hace dudar de la figura de Ethan Mars, que debe encontrar a su hijo secuestrado por el asesino del origami. Siempre nos preguntamos quién es ese asesino en serie y si lo conoceremos. Y vaya si lo conocíamos. A pesar de su aspecto de bonachón, el asesino no era otro que Scott Shelby, a quien habíamos tenido la oportunidad de manejar durante el videojuego.

Assassin’s Creed 3

El prólogo de Assassin’s Creed 3 es lo mejor de todo el juego y una de las grandes cosas de la saga de Ubisoft. En él controlábamos a Haytham Kenway, el que a la postre conoceríamos que era el padre de Connor. Sin embargo, lo más importante sobre Haytham es que era el maestre de la orden de los templarios en aquella época. Y eso que al principio pensábamos que era un Asesino y que lo de Connor era cosa de familia.

BioShock: Infinite

En la piel de Booker DeWitt debíamos acceder a la ciudad flotante de Columbia para rescatar a una joven atrapada en una torre y así poder saldar nuestra deuda. Esa joven, Elizabeth, acababa revelándose que era nuestra hija, pues al fin y al cabo Booker no era otra persona que una versión más joven del malvado Comstock. La única forma de acabar con Comstock era acabar con Booker en un momento concreto del pasado. Y así se hizo.

Silent Hill 2

Uno de los mejores videojuegos de terror de todos los tiempos también tenía uno de los mejores finales de todos los tiempos. James Sunderland viajaba a Silent Hill porque había recibido una carta de su esposa fallecida, Mary. Al final todo resultaba ser producto de su culpabilidad, pues como podíamos ver en la cinta del hotel fue el propio James quién asesinó a su esposa moribunda por no poder soportar más esa situación.

Cerrar