Videojuegos en los que puedes robar todo lo que quieras

Se ve que lo de robar es algo que está dando bastante que hablar en las últimas horas. Este acto delictivo, con diferentes penas según el país en el que se lleve a cabo, es algo que también ha estado muy presente en la industria del videojuego (en cuanto a mecánicas de juego, aclaramos). Muchos títulos nos han brindado la oportunidad de abogar por esa faceta destructiva y dudosa del ser humano, y además se han empeñado en hacer de ello algo incluso divertido.

Hoy, en AlfaBetaJuega, hemos querido repasar esto de los hurtos y los juegos, y para ello os traemos una lista con videojuegos en los que puedes robar todo lo que quieras. ¿Que quieres un coche?, lo coges; ¿que te gusta esa arma?, la coges; ¿que necesitas una crema?, pues te haces con ella.

Seguramente tendréis ya a varios candidatos perfectos para esta lista, como también es más que probable que os los encontréis. De no ser así, os invitamos a compartirlos con nosotros. Ya sabéis que nos encanta escuchar lo que opináis y las propuestas que se os pueden ocurrir.

 

PayDay 2

Monta un equipo de amigos, poneos las máscaras y a por vuestro botín. PayDay 2 evolucionaba todos los conceptos de su precursor para conseguir algo más divertido y, por supuesto, mucho más criminal. Es la forma perfecta de sacar al delincuente que escondes y descubrir qué es atracar un banco rodeado de otros atracadores armados y peleando contra una polícia que va a hacer lo posible por abatirte, incluso si tiene que quitarte la vida.

 

Thief

Llamándose así, es de esperar que en esta saga lo ideal sea el robo tanto de forma sutil como descarada. Las habilidades de los protagonistas, sumadas a la libertad de decidir cómo actuar y la genial ambientación steampunk son lo que hacen de los juegos de esta franquicia unos candidatos perfectos si te apetece actuar al margen de la ley (de forma virtual, claro). Eso sí, no intentéis imitarlos en casa. Estáis avisados.
 

The Elder Scrolls V: Skyrim

Te acercas a un puestecillo, colocas una olla en la cabeza del vendedor y te llevas todo lo que tiene expuesto. Parece una estupidez, pero funciona. En Skyrim puedes robar lo que se te antoje, aunque si te pillan ten por seguro que tanto el dueño como los soldados van a ir a matarte, sin medias tintas. Menos mal que no hay cámaras de seguridad para delatarte en este mundo de fantasía, aunque si tienes un nivel bastante elevado es probable que no te importe que te pillen.

 

Assassin's Creed

Que seas un asesino no implica que no puedas llevarte lo que te apetezca. En algunos juegos de esta franquicia puedes arrebatar vehículos a quienes se mueven por ahí o incluso llevarte objetos de valor si así lo deseas. ¿Lo mejor? Que si tienes que huir de alguien que va a por ti por culpa del hurto, siempre puedes escalar y alejarte con una agilidad pasmosa, o dar caza a tus captores con una facilidad envidiable.

 

The Witcher 3: Wild Hunt

Geralt de Rivia es un brujo con tintes cleptómanos, y si no te lo crees, es muy sencillo de ver. Da igual que sea una recompensa tras matar a un enemigo, un cofre en una misión o algo que hay sobre una mesa frente a su propio dueño. Puedes coger cualquier objeto que pueda formar parte de tu inventario, y nadie va a hacer nada para impedírtelo, como tampoco a tomar represalias. Quizá porque creen que eres un peligroso mutante o porque, simplemente, les da igual; pero puedes hacerte con lo que te dé la gana sin miedo alguno.

 

Grand Theft Auto V

Este nombre no podía faltar en la lista. En Grand Theft Auto V eres la personificación del crimen. ¿Vas a coger un coche?, se lo robas a alguien, incluso si está montado. ¿Necesitas dinero?, asalta a varias personas y aumenta tus ahorros. ¿Te aburres?, sembrar el caos parece un buen plan para la tarde de domingo. Aquí sí hay represalias si cometes actos ilegales; pero, para qué vamos a engañarnos, enfrentarse a los cuerpos de la ley es de lo más divertido que tiene este juego.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar