7 juegos que ahora somos incapaces de completar

Una selección de algunos de los juegos con niveles más difíciles.

Algunas remasterizaciones como los clásicos Aladdin y El Rey León para PS4, Xbox One Y Switch nos han recordado lo habilidosos que éramos en SNES. Y nos hace preguntarnos si ahora los juegos son más fáciles o somos nosotros más torpes. Es un debate que siempre está sobre la mesa, pero es cierto que los juegos de las primeras consolas tenían una dificultad añadida. Con apenas 3-4 controles tenías que superar una serie de obstáculos y plataformas que no daban tregua. Eso unido a la ausencia de más puntos de control hacía que los niveles se hicieran eternos y, como consecuencia, también la duración del juego. Muchos de estos juegos ahora son prácticamente imposible completarlos. O bien por torpeza o falta de paciencia, se dejarían a medias sin pestañear.

Actualmente sólo los juegos de FromSoftware son abanderados de esa dificultad extrema que obliga a repetir y repetir un mismo nivel. Su principal franquicia, Dark Souls, ha acabado con la paciencia de muchos jugadores y destrozado mandos casi de forma inconsciente. ¿Has dejado alguna vez un juego por imposible? A continuación te recordamos 7 juegos que hoy seríamos incapaces de pasarnos por ese diseño de niveles tan rebuscado, dificultad endemoniada o controles bastante infernales.

QWOP

Se encuentra en esta lista por lo ridículamente complejos que eran sus controles, aunque apenas tiene 12 años de vida. Si no lo conoces o tu mente ha decidido oportunamente borrarlo de tu memoria, QWOP es un juego de navegador con un objetivo encubierto: sacar de quicio a los jugadores. Ahora en serio, los usuarios controlaban a un atleta llamado Qwop usando las teclas Q, W, O y P y nada más. Mientras que las dos primeras teclas hacían mover los muslos, las otras dos hacían mover las pantorrillas, pero el resultado más habitual era darse de bruces contra el suelo. No conocemos a nadie que haya completado la carrera ni personas con tanta paciencia. Lo mejor sin ninguna duda era la epicidad de la música de Carros de fuego. Aún puedes intentarlo en su página web oficial y comprobar por ti mismo lo desesperante que puede llegar a ser.

Manic Miner

Desarrollado en los 80 para ZX Spectrum, el juego tenía una serie de niveles inspirados en el interior de una mina con todo tipo de trampas. Había que recoger algunos objetos para salir de cada nivel, pero además el protagonista contaba con una barra de oxígeno limitada, como si lo demás no fuera suficiente. Es decir, era una carrera a contrarreloj que no permitía el más mínimo desliz. Tan difícil que su creador introdujo un código secreto para hacer una pequeña trampa. La música tampoco ayudaba en esta ocasión porque se trataba de una versión acelerada de En la gruta del rey de la montaña, muy utilizada en películas, series o documentales, entre otras cosas. Por supuesto, regresó con una secuela con un diseño de niveles igual o más difícil todavía.

Super Star Wars: The Empire Strikes Back

Basado en la película del mismo nombre, LucasArts desarrolló este juego para SNES en 1993. Como otros juegos de la época sus creadores metieron la opción password con la que podías continuar en el nivel en el que te habías quedado y eso ya habla de su dificultad. Es una maravilla para todos los sentidos, pero los niveles eran rebuscados y daban esa sensación de acción constante con enemigos disparando en todas las direcciones, objetos volando y demás peligros. Por si fuera poco el boss final no podía ser otro que Darth Vader que atraía todo tipo de chatarra hacia Luke Skywalker, poniendo a prueba la agilidad mental.

Contra

Un clásico entre los clásicos, sobre todo en dificultad. Ni la censura impidió que los jugadores perdieran la paciencia en 1987, pero claramente teníamos más habilidad con los dedos. Los niveles acumulaban una cantidad enorme de enemigos que obligaban a hacer acrobacias imposibles para esquivar cada impacto. A la mínima, tenías que empezar de nuevo y el juego no daba ni un respiro. Un intrincado diseño de niveles que provocó muchas pesadillas a los jugadores de la época y que ahora seríamos incapaces de afrontar.

Ghosts ‘n’ Goblins

Capcom también dio que hablar con algunos de sus títulos más emblemáticos. Algo que hace replantearnos de verdad si los juegos actualmente son más fáciles salvo algunas excepciones (Dark Souls, Cuphead, Celeste…). Esta arcade tenía algunos de los niveles más difíciles de las recreativas con peligros en todas las direcciones y vidas escasas ya que Sir Arthur sólo contaba con una armadura que es destruida al primer impacto. Tan sólo tenía 7 niveles, pero eran todo un reto para cualquiera que se pusiera a los mandos.

Abu Simbel Profanation

Pasadizos imposibles y miles de peligros nos aguardaban en este juego de Dinamic Software, la entrega de mayor éxito de una trilogía para la plataforma Spectrum. El juego tenía un diseño endiablado hecho a conciencia en el que los saltos tenían que ser milimétricos, así como cualquier movimiento para evitar perder vidas en cualquiera de sus 45 niveles. Tanto era el reto que con motivo de su lanzamiento, Dinamic hizo un concurso en el que premiaría con 50.000 pesetas (en 1985) al primer jugador que completara el juego.

Battletoads

Plataformas, scroll lateral y una serie de fases intermedias motorizadas hacían que este título fuera un reto mayúsculo. Publicado por primera vez en NES en 1991, Battletoads es un beat-em up con niveles de extrema dificultad donde se requería mucha precisión. Las fases motorizadas son consideradas como las más difíciles de la historia del videojuego, motivo por el que muchos jugadores se quedaron a medias. Así que descartamos que en la actualidad haya cambiado la cosa.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar