Videojuegos para emocionarse en la actual generación

Videojuegos para emocionarse en la actual generación

Las historias cuentan cada vez con mayor importancia en el mundo de los videojuegos. Aunque muchos títulos y usuarios siguen prefiriendo el puro entretenimiento, otros han hallado en esta industria la forma perfecta de narrar una historia y es por ello que cada vez son más profundas y tienen más elementos que, al final, consiguen que el jugador se sienta inmerso en su universo y logre sentir lo mismo que los protagonistas.

Es por ello que hoy hemos querido recopilar algunos de los mejores videojuegos para emocionarse en la actual generación de consolas (y también de ordenadores). Algunas de las emociones que sentiremos con estos juegos son las que nos sacan las lágrimas de los ojos, mientras que otras se quedan (que no es poco) en ponernos el bello de punta en su clímax o punto álgido. Aquí tienes nuestras propuestas.

Life is Strange

Si un juego durante esta generación nos ha hecho llorar ese ha sido sin duda Life is Strange. En cada uno de los cinco episodios que lo componen encontramos momentos de lo más duros y emotivos, pero pocos habrán aguantado la recta final del juego sin derramar una lágrima. Una historia que recordaremos por siempre jamás.

Soma

El terreno indie ha sido muy prolífico en cuanto a historias emotivas se refiere y Soma, del que disfrutamos el año pasado, es otro buen ejemplo. Lo nuevo de los creadores de Amnesia es sobrecogedor y sorprendente, pero también plantea un debate filosófico sobre la vida humana y concluye con uno de los mejores finales que hemos visto nunca.

Uncharted 4: El desenlace del ladrón

La conclusión de la saga de Nathan Drake debía estar a la altura y de las expectativas y vaya si lo estuvo. La relación entre Nate y Elena fue más íntima y realista que nunca, a lo que cabe sumar decenas de referencias para los fans. Si seguiste las aventuras de Drake desde sus inicios no tendrás más remedio que emocionarte con el final.

The Witcher 3: Wild Hunt

En los juegos de rol gigantescos y que se desarrollan en un enorme mundo abierto se suele descuidar la parte narrativa. Eso no ocurre en The Witcher 3, la obra magna de CD Projekt RED. Y es que en el cierre de la saga de Geralt de Rivia tuvimos momentos para llorar a raudales, especialmente si eres seguidor y lector de la obra de Sapkowski.

Firewatch

Más representación independiente de la mano de Campo Santo con el brillante Firewatch. La historia de nuestro protagonista y su relación con Delilah es sobresaliente, pero el comienzo de la aventura, tan dramático como original, es una prueba de fuego para nuestros ojos, que seguro que se sentirán conmovidos.

Ori and the Blind Forest

Los jugadores de Xbox One y PC tuvieron la fortuna de disfrutar de Ori and the Blind Forest, un título de acción en dos dimensiones y repleto de dificultad. Sin embargo es mucho más que eso, pues la aventura de Moon Studios tiene un comienzo demoledor y la ternura que envuelve a su atmósfera nos embriagará a poco que nos guste.

Dark Souls 3

Parece que esta octava generación de consolas ha servido como cierre para muchas míticas sagas. Otra de ellas es Dark Souls, que en su tercera entrega numerada nos ha vuelto a poner a prueba con gigantescos jefes, dificultad creciente y una banda sonora exquisita. El final del juego es una auténtica delicia para los fans clásicos de la saga.

Quantum Break

A principios de este año llegaba uno de los grandes exclusivos de Microsoft (aunque ahora también está disponible en Steam), Quantum Break. Pese a que este híbrido entre juego y serie de televisión tiene algunos fallos de ritmo es una aventura muy divertida y ciencia ficción de la buena. El final conseguirá, sin duda, ponernos los pelos de punta.

Publicaciones relacionadas

Cerrar