Videojuegos perfectos para los que no están acostumbrados a jugar

Videojuegos perfectos para los que no están acostumbrados a jugar

Es cierto que cada vez hay más personas que caen en las poderosas y atractivas redes de los videojuegos, pero también lo es que hay muchos que todavía no tocan los mandos. Sea porque no les atrae la propuesta del juego o porque no han tenido ocasión de hacerlo, muchas personas están poco habituadas a esta forma de ocio que no deja de crecer.

Sin embargo, hay algunos títulos que están orientados precisamente para estos individuos que no son unos jugones. Experiencias distintas, más accesibles, pero que no renuncian a la diversión en ningún momento. De hecho, logran ser tanto o incluso más divertidas que otras tantas orientadas a los que llevan un buen tiempo aporreando botones frente al televisor o el monitor.

Hoy, en AlfaBetaJuega, vamos a repasar algunos videojuegos perfectos para los que no están acostumbrados a jugar. Títulos que valen perfectamente para esas veladas con amigos o incluso otras en solitario en las que se busca otra forma de divertirse, recurriendo al ocio electrónico. Esperamos que esta lista os sea de utilidad para estas ocasiones.

 

Intenciones Ocultas

Lanzado en PlayStation 4 para sacar partido de la propuesta PlayLink, Intenciones Ocultas es un thriller policial bastante interesante y fácil de jugar. No hacen falta siquiera mandos, solo un teléfono móvil con una app instalada con la que se realizan acciones, se recopilan pistas y se toman decisiones. ¿Lo mejor?, que todo debe hacerse en equipo y que hay momentos en los que se debe buscar un acuerdo de la forma más rápida posible.

 

Getting Over It

Un juego que consiste en aprender a asumir los errores. Getting Over It trata de un hombre que sube y sube y sube acompañado de una serie de mensajes que a veces rozan lo extremadamente filosófico. El concepto puede sonar incluso estúpido y tonto, ya que eres alguien que lo único que hace es intentar ascender y con un altísimo riesgo de caer y perder todo el progreso. Pero es su simplicidad y el afán de superación lo que hacen que vuelvas una y otra vez, incluso si no estás acostumbrado a los juegos.

 

Octodad

Imagina ser un pulpo que, además, es padre de familia. Vale que la historia de Octodad es de todo menos creíble, pero es su absurdez y su propuesta de juego lo que le confieren un atractivo bastante especial. Aprender a dominar todos los tentáculos para interactuar con los entornos es un proceso algo difícil, pero que en realidad dista de ser complejo. Suma esto al surrealismo que lo impregna todo y tienes algo perfecto para cualquier persona.

 

Overcooked

Mientras más jugadores, mejor. Overcooked consiste en preparar platos de cocina de forma extremadamente sencilla, limpiar utensilios y habitación y, por supuesto, realizar las entregas para cumplir con las comandas en el tiempo establecido. Es un juego que requiere de mucho trabajo en equipo, pero también apenas exige tener maestría con los mandos. Sus controles y sus mecánicas sencillas lo hacen muy accesible y adictivo.

 

LEGO

Todos los títulos lanzados bajo el sello de LEGO comparten la simpatía, el humor, la accesibilidad y, generalmente, el apoyo de una gran franquicia. Son la excusa perfecta para visitar los mundos de las grandes producciones del cine desde una perspectiva distinta y bastante divertida. Además, su compatibilidad con el multijugador cooperativo es perfecta para compartir partidas y seguir disfrutando en compañía.

 

Just Dance

No falla, llévate una consola con Just Dance a una fiesta y tendréis entretenimiento y diversión para rato. Evidentemente, es solo algo apto para aquellos que dejan atrás el pudor y quieren pasárselo bien sin preocupaciones. Tan solo hay que moverse e imitar los gestos de los bailarines que aparecen por pantalla para intentar conseguir las mejores coreografías de algunos de los temas más famosos de la historia de la música. Simple, y efectivo.

 

Mario Kart

Aunque lo más recomendable es empezar por su entrega lanzada en Switch, Mario Kart 8 Deluxe, lo cierto es que toda la saga es perfecta para los más inexpertos y menos familiarizados con los videojuegos. Pilotar los karts es fácil y tener esos pequeños placeres con cada caparazón que logras lanzar a tus rivales es algo que no tiene precio. Desafortunadamente, la frustración que traen consigo las derrotas y los impactos por culpa de los demás es algo inevitable. Muy recomendable para jugar con varios en casa, y con giroscopio, más.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar