Videojuegos que arreglaron su desastroso final después de su lanzamiento

Atención, este artículo puede contener SPOILERS de varios juegos.

Los desarrolladores de videojuegos deben afrontar multitud de retos cuando comienzan un nuevo proyecto. Ante todo deben intentar que su obra sea divertida e interesante, pero también cada vez son más los que tratan de conseguir un guión que atrape al jugador desde el primer hasta el último minuto. Para ello no solo hace falta un buen inicio y un desarrollo atractivo, sino un final que nos deje con buen sabor de boca.

Ni que decir tiene que algunos videojuegos se quedaron a medio camino, pero por lo menos sus desarrolladores consiguieron solventar el problema tras el lanzamiento del juego en cuestión. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás a continuación es una selección de videojuegos que arreglaron su desastroso final una vez que ya se habían estrenado. Sin más dilación, aquí tienes nuestras propuestas.

Mass Effect 3

Pocos finales de videojuegos han generado tanta controversia como el de Mass Effect 3. Y es que tras una trilogía repleta de decisiones todo acababa en una elección de lo más simplona. Con el final extendido que se publicó tras el lanzamiento del juego y tras conocer las quejas de los fans se solucionó la papeleta, pues todo quedaba mucho más explicado y tenía más sentido con todo lo que habíamos hecho durante la serie.

The Evil Within

No cabe duda de que el primer The Evil Within inició una nueva saga de terror prometedora, algo que nunca está de más. Sin embargo, no muchos quedaron satisfechos con el cierre del juego y con algunas cosas de su desarrollo. Desde Tango Gameworks consiguieron darle la vuelta a la tortilla con unos DLCs de gran nivel que incluso superaban a la aventura principal del ya icónico protagonista Sebastián Castellanos.

Fallout 3

El final de Fallout 3 tiene luces y sombras. Satisface porque te permite sacrificarte como un héroe para devolver la pureza al agua del Yermo, el sueño de nuestros difuntos padres, pero es un tanto ridículo, pues no existía esa necesidad de sacrificarse teniendo amigos inmunes a la radiación. Con el DLC Broken Steel se nos devolvió a la vida y pudimos cumplir una última misión. Una interesante forma de resolver el entuerto.

Assassin’s Creed Revelations

En la última entrega protagonizada por Ezio Auditore también conocíamos más sobre el pasado de Desmond Miles, pero el final no dejaba satisfecho, sobre todo porque nos despedíamos el misterioso sujeto 16 sin conocer mucho de él, en realidad. Es por ello que The Lost Archive, un peculiar DLC, nos permitió ponernos en la piel de Clay Kaczmarek para descubrir su pasado del mismo modo en que lo habíamos hecho con Desmond.

Dragon Age: Inquisition

Nos encanta el final de Dragon Age: Inquisition, eso debe quedar claro, pero lo cierto es que fue un engañabobos. Todo quedaba abierto para una secuela, pero era una mentira. Al final no hacía falta esperar a un nuevo videojuego, sino que el verdadero final se encontraba en el DLC Trespasser. Como lo oyes, si no pasabas por caja y te hacías con ese contenido adicional nunca descubrirías el verdadero final de la obra, lo que convierte al final del original en un desastre incompleto.

Outlast

El videojuego de terror de Red Barrels ha marcado el camino a seguir de muchos fans del género en los últimos años, pero lo cierto es que su final era un auténtico caos, algo prácticamente incomprensible. Es precisamente por ello que el DLC Whistleblower nos vino de perlas. No aportaba nada nuevo en lo jugable, pero poder vivir los hechos en forma de precuela fue todo un acierto que era lo que necesitaban los aficionados.

 

Cerrar