Videojuegos que hicieron que se nos saltase alguna lágrima

Videojuegos que hicieron que se nos saltase alguna lágrima

Ya lo dijimos en nuestra última columna de opinión. Los videojuegos han evolucionado desde el Space Invader, ya no hay que matar marcianitos. Ahora hay que enfrentarse a historias complejas, con personajes profundos y con guiones muy bien definidos. Algunos que nos atrapan entre sus píxeles y generar tal empatía con los protagonistas que al final acabamos sufriendo con ellos.

Hoy te queremos ofrecer un listado con aquellos juegos que hicieron que se nos saltase una lágrima y que nos emocionaron en gran medida. Ya fuera por los momentos de tensión que se generaron y que nos hicieron sufrir como los protagonistas o porque nos presentaron tal nivel de crudeza que nos hicieron volver al momento en el que Scar proclamaba el “Larga Vida al Rey” ante su hermano Mufasa.

Por supuesto, esta lista está abierta, y esperamos tus sugerencias para que en la próxima podamos incluir aquellos que se nos olvidaron. Aquí van algunos de los videojuegos que más nos emocionaron:

That Dragon, Cancer.

Olvídate de las armas, del balón de fútbol o de las plataformas. A este videojuego no le hace falta acción ni combates por turnos para atrapar al usuario. Este título nos cuenta la historia de una familia devastada por un enemigo más malvado que ningún otro: el cáncer que afecta a su hijo pequeño. El título de este juego nace del modo en el que ellos le contaron a sus otros vástagos lo que estaba pasando su hermanito: “Está peleando con un dragón que se llama cáncer”. Momentos muy crudos como noches de empeoramiento, unidos a situaciones de felicidad hacen de este juego quizás el más duro de afrontar en esta lista.

This War of Mine.

La guerra es un asunto muy serio que se trata con mucha banalidad en los videojuegos. Los conflictos armados no son solo soldados rudos y lluvia de plomo, también tiene efectos colaterales como los que se muestra en este videojuego. En este título tendremos que afrontar la supervivencia de un grupo de personas, lo que implicará salir a buscar víveres, ocultarse en ocasiones y también tener que decir adiós a algunos miembros del grupo. Una opción que te aportará una visión más real de lo que supone la palabra “guerra”.

Metal Gear Solid.

Un gran guion unido a la gran cabeza de Hideo Kojima nos brindó uno de lo mejores juegos de PlayStation One que aún se sigue sintiendo hoy en día. Escenas como aquella en la que tenemos que dar el toque de gracia a Sniper Wolf, mientras su enamorado presencia la escena sin poder hacer nada ya que sabe que si no es una bala, serán las heridas quienes la maten es sólo un ejemplo. Otros momentos como la captura de Meryl en la cual esta abría los ojos y veía que ser soldado no es algo bueno, sino que supone jugarse la vida por nada en mitad de un conflicto en el que “no hay nada de glamuroso”.

The Last of Us.

A medida que pasa el juego, los jugadores sentirán lo mismo que Joel, un padre que ha perdido a su hija y que se encuentra con Ellie, una joven huérfana. Todo ello en un contexto bastante difícil como es un mundo sacudido por una grave infección que afecta al cerebro de los humanos transformándolos en horribles criaturas. Una historia de amor paternal, de protección que se llevará hasta las últimas consecuencias. Un gran guion que ha producido una legión de aficionados que sin duda se alegraron cuando por fin vieron que Naugthy Dogs anunció la secuela.

The Last Guardian.

No podía faltar en esta lista un título creado por Fumito Ueda y en este caso, nos decantamos por The Last Guardian. A este título no le hace falta escenas de acción ni árboles e habilidades con los que convertirnos en grandes guerreros. Le basta con contarnos una de las historias más bonitas del mundo, la de Trico y un joven niño que se hacen amigos gracias a la inocencia de este último. Una narrativa que a muchos recordarán a esos momentos con su mascota en la que se crea tal vínculo en el que no hacen falta palabras para decirse el mutuo amor profesado.

Final Fantasy VII.

A muchos de nosotros aún nos está costando recuperarnos de la muerte de Aeris en Final Fantasy VII. Todo un shock que hizo que costase mucho más avanzar en la historia. Esta era la intención de los desarrolladores ya que uno de ellos perdió a su madre durante la producción del juego, evento duro pero que tuvo que superar. Dicho y hecho, la muerte de la florista se recordarán como una de las más tristes dentro de la historia de Final Fantasy.

Cerrar