Videojuegos que iban a ser algo grande y fracasaron estrepitosamente

Videojuegos que iban a ser algo grande y fracasaron estrepitosamente

Cada año se nos prometen grandes aventuras que van a revolucionar la industria o que, al menos, pretenden ser el punto de partida de algo muy grande. Como es lógico, esas promesas no siempre se pueden cumplir y en ocasiones acaban siendo decepciones para los fans o, peor aún, fracasos estrepitosos. De eso es precisamente de lo que queremos hablarte en nuestro nuevo artículo en el día de hoy.

Y es que lo que encontrarás a continuación es una lista con videojuegos de la última década que parecían las próximas grandes obras maestras del sector y que acabaron siendo juegos completamente olvidables. Sin embargo, muchos de ellos aún tienen salvación y, de hecho, algunos ya han conseguido reponerse de su primer fracaso con buen hacer. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas.

Heavenly Sword

Iniciar una generación no siempre es sencillo y algunos de los que se suponen que serán los grandes baluartes del sistema acaban siendo olvidados. Eso es lo que ocurrió con el Heavenly Sword de Ninja Theory. Y es que pese a ser un juego divertido y prometedor como inicio de franquicia, tuvo poco respaldo por parte de los consumidores y nunca pasó de esa primera parte. Una auténtica lástima.

Mighty No. 9

Muchos soñaban con el regreso de Mega Man y aunque Keiji Inafune no lo concedió de forma literal, sí nos dio un sucesor espiritual. Su nombre fue Mighty No. 9 y fue millonariamente financiado en Kickstarter por parte de los fans. El resultado, sin embargo, no fue el esperado. El juego lucía de forma muy pobre, jugablemente era plano y, a fin de cuentas, no hacía justicia al mencionado Mega Man.

Quantum Break

Los creadores de Alan Wake, la gente de Remedy, probó un concepto de lo más revolucionario en Quantum Break. Juntaron en una misma propuesta videojuego y serie televisiva de acción real. El resultado, no obstante, fue irregular. Pese a que la historia era absorbente y el juego divertido, el ritmo decaía en picado cada vez que debíamos detenernos a ver un capítulo. Podría haber sido una gran saga.

Destiny

La última obra de Bungie se postulaba como un videojuego para una década. Tres años después de su lanzamiento está listo para decir adiós y este mismo 2017 tendríamos nueva entrega. El comienzo de Destiny fue lento y escaso de contenido, pero poco a poco fue mejorando con expansiones de gran calidad. Pese a todo, Destiny no ha cumplido con lo que prometió, aunque tiene una gran legión de seguidores.

Watch Dogs

En su momento Watch Dogs dejó a todo el mundo impactado gracias a su enorme poderío gráfico. Conforme iban pasando los meses el título de Ubisoft se iba viendo peor y peor. El término downgrade se popularizó en las redes y, dejando eso a un lado, la aventura protagonizada por Aiden Pearce acabó siendo menos original de lo que parecía, a lo que había que sumar un personaje principal del todo olvidable.

Haze

Otro de esos títulos que daban el pistoletazo de salida a PlayStation 3 fue Haze, creado por Free Radical Design, también responsables de Timesplitters. El shooter nos ponía en la piel de Jack Carpenter, un soldado recién alistado en las fuerzas armadas que debía acabar con un grupo rebelde en Sudamérica. El resultado fue un título tedioso, corto, narrativamente predecible y, a fin de cuentas, prescindible.

Aliens: Colonial Marines

La saga Alien ha tenido muchos representantes en el mundo de los videojuegos, pero Aliens: Colonial Marines parecía que podía ser la obra definitiva. Mezclando terror y acción debía dejarnos impactados, pero al final nos encontramos con un título horroroso en lo técnico y gráfico y con unos insufribles fallos de inteligencia artificial. La franquicia, al menos, pudo redimirse con Alien: Isolation.

Battleborn

Después de dar a luz una saga tan genial y popular como Borderlands solo podíamos esperar algo grande de los chicos de Gearbox. Battleborn no tiene nada de malo, salvo que se lanzó prácticamente a la vez que Overwatch y que el título de Blizzard se lo comió con patatas. Apenas nadie juega a Battleborn y, afortunadamente, parece que en Gearbox ya piensan en Borderlands 3. Nosotros lo queremos a la de ya.

Cerrar