Videojuegos que no tienen sentido si no compras sus DLCs

Para bien o para mal los DLCs o contenidos adicionales se han convertido en algo de lo más habitual en la industria del videojuego. Algunos de ellos nos sirven para personalizar a nuestros personajes y ponerlos a nuestro gusto, pero otros tienen una función algo más profunda y pretenden aumentar el número de horas que invertimos en la obra en cuestión. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy.

Y es que lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de videojuegos que no tienen ningún sentido sin los DLCs. Tenían finales que quedaban abiertos y que solo se cerraban con los contenidos adicionales, que debíamos pagar de nuestro bolsillo además del precio del juego base. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en los comentarios.

The Evil Within

La aventura original de Sebastián Castellanos fue muy alabada por algunos, pero dejó muy fríos a otros por su recta final. Lo curioso del videojuego de Tango Software es que fueron los DLCs protagonizados por otros personajes los que consiguieron salvar The Evil Within resolviendo algunos de los misterios que quedaron en el aire durante la aventura principal. Los DLCs no solo son importantes, sino que son fundamentales.

Assassin’s Creed: Revelations

El final de Assassin’s Creed: Revelations nos dejaba completamente a medias. Desmond al fin conseguía salir de aquel limbo en el que había caído tras la muerte de Lucy, pero la historia del Sujeto 16 se cerraba sin explicarnos absolutamente nada concluyente. Un DLC posterior al lanzamiento del videojuego de Ubisoft nos permitió conocerla en profundidad y al fin poder dar por cerrada esta misteriosa historia.

Dishonored

La historia de Dishonored tenía un principio y final bastante claro, pero en cuanto los DLCs postlanzamiento llegaron a nuestras vidas nos dimos cuenta de que no sabíamos nada de nada. Los dos contenidos adicionales nos cuentan cuál fue el verdadero origen de la historia que se narraba en el videojuego original y se convirtieron en fundamentales no solo para el primer Dishonored, sino también para su secuela.

Dragon Age: Inquisition

La historia de Dragon Age: Inquisition estuvo bien explicada y se cerró de forma interesante, pues parecía que habría una secuela que continuara con lo que habíamos jugado en la obra de BioWare. Sin embargo el verdadero final se ocultaba en un DLC que debíamos pagar aparte. Para descubrir el destino de un personaje fundamental y conocer el verdadero final del juego teníamos que volver a completar un contenido adicional.

Mass Effect 3

A lo largo de toda la trilogía original de Mass Effect se nos dio a conocer que la raza de los proteanos se había extinguido hacía miles de años y que no había nada que pudiéramos hacer por remediarlo. Pero en realidad sí había algo: si pasábamos por caja y nos comprábamos un DLC adicional un proteano que sobrevivió se incorporaría a nuestra tripulación y tendríamos misiones con él. Un sinsentido en toda regla.

Assassin’s Creed 2

En la segunda entrega de la franquicia de Ubisoft también teníamos unos DLCs bastante puñeteros, especialmente si jugaste de salida al título. Y es que al llegar a cierta secuencia del juego había “datos corrompidos” que nos obligaban a saltarnos dos fases de la obra y a dar un salto hacia adelante. Más adelante, cuando salieron los DLCs, pudimos jugar esa parte y toda la historia cobraba el sentido que había perdido.

Cerrar