Videojuegos que nos dejaron boquiabiertos con su escena postcréditos

Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

En muchas ocasiones te hemos hablado de la importancia de comenzar un videojuego con buen pie o de ofrecer un final lo suficientemente interesante como para dejar con buen sabor de boca. Sin embargo, a lo largo de los últimos años ha habido desarrolladores que han querido ir más lejos y ofrecernos algo más que un buen final, pues también nos han permitido disfrutar de una escena postcréditos para el recuerdo.

Eso es precisamente de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás a continuación es una selección de videojuegos que tenían escenas postcréditos o incluso epílogos completamente jugables que eran una maravilla para los sentidos y una conclusión fantástica. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en la caja de comentarios.

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

La parte final de Metal Gear Solid 4 era verdaderamente emocional, con un Solid Snake en muy malas condiciones al que parecía no quedarle demasiado de vida. Sin embargo, Hideo Kojima aún decidió dar otra vuelta de tuerca y presentarnos una escena postcréditos para el recuerdo. En ella Solid se reencontraba con su padre, Big Boss, y tenían una charla de lo más interesante que hacía que se nos saltaran las lágrimas.

Uncharted 4: El desenlace del ladrón

En este caso, siendo sinceros, hemos de reconocer que el epílogo llegaba antes de que saltaran los títulos de crédito, pero se trata de una escena posterior a la conclusión de juego, así que nos vale. Nos referimos al momento en el que nos poníamos en la piel de la hija de Nate y Elena y podíamos ver cómo les había ido esa nueva vida de aventuras y exploración desde una óptica más segura y legítima. Un cierre colosal a una saga sublime.

The Walking Dead

La primera temporada de The Walking Dead de Telltale Games concluía de la forma más dolorosa posible: la pequeña Clementine tenía que observar con sus propios ojos cómo Lee perdía la vida. Es por ello que el estudio californiano no quiso que nos quedáramos (solo) con esa imagen en la cabeza y nos ofreció una escena final en la que Clementine parecía divisar a dos personas amigas, de modo que no se quedaría sola.

Mass Effect Andromeda

Tras una batalla final un tanto descafeinada, aún nos quedaba vivir una de las mejores partes de todo Mass Effect: Andromeda, su epílogo postcréditos. En él podíamos hablar con todos los personajes importantes durante la aventura para hacer balance de lo ocurrido, tomábamos alguna decisión, descubríamos que los quarianos y otras especies estaban de camino y que Hábitat-7 había recibido nuestro nombre como homenaje.

Gears of War 2

Al contrario que en todos los casos anteriores, la escena postcréditos de Gears of War 2 era, en realidad, un audio postcréditos. En él se nos daba a entender que Adam Fenix, padre de Marcus Fenix, estaba vivo y que tendría importancia en una futura entrega de la saga. La otra cosa importante de la escena era precisamente esa, que confirmaba una tercera parte para una de las sagas más queridas del universo Xbox.

BioShock Infinite

La recta final de BioShock Infinite era de auténtico escándalo. Descubríamos que en realidad Booker era Comstock y que Elizabeth era nuestra hija de verdad, todo para acabar siendo ahogados con el fin de que jamás existiera el profeta. La escena postcréditos de BioShock Infinite trata de dejarnos mejor sabor de boca y nos muestra otra de las realidades alternaticas en las que Booker y Anna vivieron felices y juntos.

 

Cerrar