Videojuegos que nos llenaron de hype para luego decepcionarnos

Nos puede el hype. Las grandes compañías de la industria del videojuego lo saben y, por eso, siempre saben dar dónde duele con tráilers espectaculares, tráilers misteriosos y multitud de sentencias certeras con las que golpear nuestra dureza y hacernos montar en esa montaña rusa de expectación y ganas.

El gran inconveniente de esta alimentación es que, si luego el resultado no se encuentra a la altura de nuestras expectativas, el golpe es mucho más duro. No hay nada peor que una brutal dosis de hype para que luego la decepción sea mucho mayor. Ya sabéis eso que se suele decir por ahí: «A mayor altura, más dura es la caída».

Nos ha pasado muchas veces, quizá más de las que desearíamos, pero hay una serie de casos que encabezan esta lista. De ellos, precisamente, es de los que queremos hablaros hoy. Os traemos un listado con aquellos videojuegos que nos llenaron de hype para luego decepcionarnos. Y, por supuesto, os lanzamos el guante también a vosotros. ¿Cuál fue vuestra mayor decepción videojueguil?

 

The Order: 1886

Un equipo dedicado a la caza de criaturas sobrenaturales en la época victoriana parece el cóctel perfecto para hacer un gran juego. Sony Santa Monica tenía una muy buena idea a la que le falló la ejecución. Las ganas de hacer una experiencia cinematográfica trajeron un aparcado técnico impecable, pero a su vez una historia de unas 4 horas con algún que otro elemento reciclado que resultó de muy poco agrado.

 

Rage

Una compañía del calibre de id Software desarrollando un título del género que mejor domina, el Shooter, parece algo propio para traer un juego de los que marcan época. Sin embargo, Rage no llegó a satisfacer lo que se esperaba de él. Un popurrí de mecánicas mezcladas a las que un sistema de misiones bastante repetitivas hería de gravedad. Sorprendió técnicamente, sobre todo gracias a la tecnología usada, pero por lo demás, quedó muy lejos de lo que quería proponer.

 

Aliens: Colonial Marines

Promesas, promesas y más promesas. El equipo de desarrollo de Aliens: Colonial Marines prometió un videojuego de Aliens que hiciera honor a su legado. Sufrir en primera persona el horror de estas criaturas y hacerles frente con un pelotón de marines a tu lado eran sus principales pilares. Al final, lo que llegó fue un shooter del montón que trajo además, alguna que otra demanda por parte de usuarios decepcionados.

 

Spore

Crear una raza de criaturas al gusto con un editor tremendamente potente, explorar todo un universo de planetas en los que conocer a otros seres, interactuar con ellos y descubrir sus culturas. Spore, finalmente, quedó a medio gas en todos los sentidos. Su editor era capaz, pero no tanto como se esperaba. Su universo era grande, pero menos de lo que se vendía. En definitiva, no llegó a la altura de las expectativas que creó.

 

Duke Nukem Forever

Tantos años en el limbo le pasan factura a cualquiera, por mucho que sea todo un icono de los videojuegos. El bueno de Duke llegó por fin a consolas y PC tras pasar muchos años en tierra de nadie. El problema fue que, a pesar de contar con semejante historial detrás, tanta esperanza acabó convirtiéndose en un fiasco absoluto. Mecánicas heredadas de hace una década, un motor gráfico pocho y un sinfín de elementos que construían una experiencia totalmente olvidable.

 

No Man's Sky

Tuvo muchos momentos para brillar bajo el seno de las grandes compañía de la industria, sobre todo de la mano de Sony. El videojuego desarrollado por Hello Games, No Man's Sky, tenía todas las papeletas para ser una de las mayores aventuras intergalácticas. Planetas y seres que se generaban automáticamente, una inmensa comunidad de jugadores siempre conectada y unas posibilidades casi infinitas que, a la hora de llegar a las tiendas y a nuestras consolas, apenas tenía nada en común con lo que había prometido. Decepcionante.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar