Videojuegos que ofrecen recompensas por dejar de jugar

Si dejas de jugar a estos videojuegos, puede que te sorprendas

Como jugadores, nos encanta tener el mando o la eterna combinación de ratón y teclado entre manos, y no los soltaríamos por nada del mundo mientras estamos inmersos en ese juego tan intenso. Sin embargo, ¿qué pasaría si lo dejáramos durante un rato?

En la mayoría de juegos, probablemente acabaríamos muy muertos al no defendernos de los enemigos que vienen a por nosotros, pero hay otros diferentes. Estos títulos contienen toda clase de curiosas mecánicas y trucos que implican dejar de jugar, incluso durante semanas (o más, como veremos), recompensándonos de cierta manera por nuestra paciencia. En este reportaje recopilamos algunos de los más interesantes ejemplos de esta interesante propuesta.

Far Cry 4

Al comienzo de este título, estamos en un autobús que viaja a Kyrat, con la intención de esparcir las cenizas de nuestra madre en las gigantescas montañas del Himalaya. Sin embargo, el vehículo es detenido y somos secuestrados por Pagan Min, el tirano particular de esta región. Nos lleva a una obligaba cena, y en un momento dado se marcha y podemos escapar, dando comienzo al juego. Sin embargo, podemos esperar, volverá, y nos acompañará a esparcir dichas cenizas, tras lo cual veremos los títulos de crédito. Y acto seguido, comenzará el juego.

Undertale

En el popular modo de combate por turnos de Undertale, podemos evitar sufrir daño moviendo un pequeño corazón cuando llegan ataques, para así esquivarlos. Sin embargo, cuando estos ataques son de color azul, lo único que debemos hacer es ignorarlos, pues si movemos un solo músculo, terminaremos heridos. Se trata de un pequeño detalle a lo largo de un juego que nos permite superarlo sin dañar a un solo enemigo.

The Stanley Parable

Si has jugado a este curioso título de 2013, te habrás dado cuenta de que, para avanzar en el juego, hemos de hacer justo lo contrario de lo que nos pide la voz del narrador, desafiando así los límites de la metalingüística. Sin embargo, si seguimos las órdenes, concretamente las de los Logros del juego, vamos a estar mucho tiempo sin jugar, pues el trofeo Go Outside! sólo podrá ser conseguido si pasamos cinco años sin jugar a The Stanley Parable. Nada menos, aunque siempre puedes modificar el reloj interno de tu ordenador.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater

Puede que este sea el ejemplo más conocido. En el genial Snake Eater, uno de los jefes a los que debíamos enfrentarnos era The End, un anciano capaz de hacer la fotosíntesis y que se situaba como el primer francotirador de la historia. Se camuflaba muy bien, y derrotarle podía ser un auténtico problema. Sin embargo, podemos guardar la partida y dejar de jugar una semana, tras lo cual recibiremos una llamada de Codec en la que se nos informa que ha fallecido a causa de su avanzada edad.

Bravely Default

Este título con mecánicas similares a Final Fantasy le daba mucha importancia a los Puntos de Sueño, clave para poder atacar a los enemigos. Lo interesante es que, para conseguir estos puntos, debemos poner nuestra Nintendo 3DS en modo durmiente, cerrándola en medio de la partida. Por cada ocho horas de descanso, recibiremos un número determinado de puntos, lo cual invita a no jugar muchas horas seguidas.

Runescape

Muchos disfrutamos de este juego de navegador hace algunos años, pero hubo algunos aficionados que lo exprimieron hasta la última consecuencia. Así, una de las misiones que podíamos superar se denominaba Throne of Miscellania, y nos otorgaba un reino que administrar. Pues bien, gracias a este reino, podíamos dejar el juego y seguiríamos consiguiendo los preciados recursos necesarios para subir de nivel, pues los trabajadores de Miscellania seguían ocupados aunque nuestro ordenador estuviera apagado.

Final Fantasy V

Suele ser frustrante cómo los títulos de combate por turnos en ocasiones son difíciles de superar por no encontrar la combinación adecuada de movimientos en una batalla. Y este caso se aplica perfectamente a Final Fantasy V, en el combate contra Gogo.  Y es que este ser nos ataca con cada movimiento que utilicemos, de manera que debemos permanecer sin atacarle. Pasado un tiempo, nos recompensará por haber sabido resolver este inteligente pero simple puzzle.

EarthBound

En este clásico de SNES, un personaje llamado Poo decide subir a una montaña para aprender el antiguo arte de la meditación Mu. Una vez en proceso de meditación, veremos unas visiones que claman ayuda y nos asustan, ante lo cual decidimos tocar cualquier botón. Esto es un error, pues debemos ignorar las visiones, y pasados varios minutos podremos considerarnos maestro del Mu. Cuántos dolores de cabeza dio EarthBound a los jugadores impacientes en 1994.

Battlefield 2142

Antes de que Battlefield 1 volviera loca a la comunidad actual con su ambientación en la Primera Guerra Mundial, este título se había ambientado en toda clase de entornos, incluyendo el futuro. En concreto, el año 2142, que también daba título a uno de sus clásicos. Pues bien, para crear una comunidad online consistente y equilibrada, este juego incluía una curiosa mecánica a partir de la cual, por cada 24 horas sin jugar, recibíamos un potenciador. De esta manera, los jugadores de bajo nivel no se quedaban tan atrás si no podían jugar.

World of Warcraft

Si te encuentras en una posada o local similar cuando cierras tu sesión de este MMORPG, a la vuelta encontrarás que has conseguido puntos de experiencia totalmente gratuitos. Esta mecánica fue introducida por Blizzard para que aquellos jugadores que no iba a poder disfrutar de World of Warcraft durante un tiempo no se quedaran atrás en cuanto a su nivel. El Pergamino de Resurrección tenía una labor similar, esta vez centrada en que jugadores que habían perdido su suscripción tras no jugar durante mucho tiempo pudieran volver gratis por un tiempo limitado.

Publicaciones relacionadas

Cerrar