Videojuegos que son mejores la segunda vez que los juegas

Hay a quien le encanta rejugar videojuegos, mientras que otros prefieren dedicarse a cosas nuevas una vez han terminado el título con el que estaban. Cada uno tiene sus gustos, pero es indudable que rejugar un videojuego tiene sus ventajas y nos permite valorarlo de otro modo al que lo hicimos la primera vez. Algunas veces nos decepcionamos porque no es lo que recordábamos, pero otras veces salimos ganando.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy con la nueva lista que te hemos preparado a continuación, en la que encontrarás una selección de videojuegos que, a nuestro juicio, ganan todavía más en una segunda pasada. Estas son nuestras meras propuestas personales, de modo que te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios para que complementes las nuestras.

Dark Souls 3

Hemos seleccionado Dark Souls 3 por ser el más reciente, pero cualquier título de la saga Soulsborne nos hubiera valido. El New Game + no solo aumenta la dificultad e introduce nuevos elementos, sino que nos permite valorar el juego desde una perspectiva diferente. Podemos tomar distintas decisiones, probar un nuevo tipo de combate y experimentar con el PvP. Todo son ventajas en la segunda pasada.

Mass Effect 2

La segunda entrega de la saga Mass Effect tiene uno de los mejores finales que hayamos visto en un videojuego, pero todo depende de cómo hayas jugado durante el resto de la partida. Conseguir recursos e invertirlos correctamente es fundamental para que la misión suicida acabe como queremos. En una segunda pasada podemos hacerlo todo perfecto y que el final quede redondo, a la altura de cómo lo había previsto BioWare.

Hitman (2016)

El motivo por el que se encuentra el Hitman del año 2016 en esta lista es evidente. Cada uno de sus episodios puede resolverse de infinidad de formas, aunque la más satisfactoria es aquella en la que el Agente 47 no es detectado. Es por ello que jugar una segunda o incluso una tercera vez es de lo más gratificante y recomendable. Ya conocemos los recovecos del nivel, de modo que podemos hacerlo todavía mejor.

Dishonored 2

El primer Dishonored ya tenía un gran componente de rejugabilidad, pero Dishonored 2 lo llevó todavía más lejos. Tenemos varios finales, diferentes formas de jugar y, por si fuera poco, dos protagonistas diferentes. Lo mejor en una segunda pasada es elegir al que no escogimos en la primera y optar por jugar sin poderes. Mayor desafío, misma diversión y un juego prácticamente nuevo, al menos en el terreno de lo jugable.

The Witcher

No hay duda de que el primer The Witcher es el más flojo de la saga, pero no por ello hay que menospreciarlo. En este punto hemos de incorporar un matiz, y es que el rejugado de The Witcher debería llegar tras haber leído las novelas de Andrzej Sapkowski. Solo de ese modo sabremos valorar todo lo que se nos cuenta, además de poder tomar las decisiones como Geralt metiéndonos todavía más en su pellejo.

Alan Wake

Jugablemente una segunda pasada a Alan Wake no cambia las cosas, pero tiene sentido hacerla. Y es que a pesar de saber la sorpresa final, la narrativa desestructurada y pretendidamente confusa de Alan Wake hace que en un rejugado podamos valorar la historia desde un ángulo diferente y, si cabe, disfrutarla todavía más. Alan Wake es un juegazo, pero si vivimos su argumento más a fondo y lo entendemos, lo gozaremos.

Fallout 4

Cualquier videojuego de rol que se precie es lo suficientemente profundo como para que merezca la pena meterse de lleno en él una segunda vez. Fallout 4 es uno de esos casos. Puede que la primera vez quedáramos desencantados con algunos detalles, pero en una segunda pasada podemos aumentar la dificultad, explorar cada rincón, actuar de un modo concreto y muy marcado y tomar diferentes decisiones. Casi como un juego nuevo.

 

Cerrar