Videojuegos que te obligaban a luchar contra varios jefes consecutivamente

Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

Si eres seguidor habitual de nuestros artículos sabrás que en muchas ocasiones nos gusta hablar de los jefes de videojuegos, pues suelen ser las mejores partes de los títulos en los que aparecen. Se trata de enemigos superiores (normalmente) en tamaño y poder a otros rivales que podemos encontrarnos en la obra en cuestión, de modo que siempre son un desafío y un reto que debemos superar de la forma más solvente posible.

Sin embargo, algunos videojuegos no se conformaban con enfrentarnos a un jefe y optaban por obligarnos a luchar contra dos o más de forma consecutiva, sin darnos ni tiempo para respirar. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy en nuestra nueva lista, en la que encontrarás algunos ejemplos de lo que te mencionamos. También puedes dejarnos tus propuestas en la caja de comentarios.

Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty

La recta final de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty es una de las más locas argumentalmente de la industria del videojuego, pero aun así es muy disfrutable. Al llegar al final debíamos enfrentarnos al gran enemigo del juego, pero debíamos hacerlo dos veces. La primera de ellas era contra un imponente Metal Gear Ray, mientras que la segunda era contra el mismísimo Solidus Snake en persona. Dos en uno.

Cualquier Pokémon

La mayoría de los videojuegos de Pokémon no son especialmente difíciles si vas bien equipado de ítems curativos, pero lo cierto es que la Liga Pokémon siempre ha tenido su dificultad. En ella debemos enfrentarnos a seis entrenadores que actúan como jefes de forma consecutiva. Cada uno tiene un equipo con mayor nivel y Pokémon de diferentes tipos, de modo que siempre es un reto porque no sabemos qué nos vamos a encontrar.

Dark Souls

Ornstein y Smough son conocidos como dos de los jefes más complicados de los videojuegos modernos y From Software tiene el honor de habernos deleitado con ellos en el primer Dark Souls. En cuanto acabábamos con uno de ellos el otro absorbía su fuerza y se convertía en algo mucho más poderoso. No había ni un solo segundo de respiro y debíamos acabar con los dos de forma consecutiva para lograr el objetivo.

Dark Souls 3

Habíamos sufrido con los hechizos que nos había lanzado Aldrich, el Devoradioses en la batalla anterior, de modo que era impensable que nos tocara luchar contra otro jefe, pero así fue. Cuando acabábamos con Aldrich éramos directamente teletransportados al Gran Muro de Lothric, donde interactuando con un objeto aparecería ante nosotros la Bailarina del Valle Boreal. Dos jefes seguidos nunca son una buena idea para el usuario.

Cuphead

El reciente éxito de Studio MDHR en Xbox One y PC forma parte del género run & gun, pero está casi exclusivamente centrado en jefes. Tenemos algún que otro nivel de corte plataformero, pero lo que deberemos hacer una y otra vez es enfrentarnos a diferentes jefes de forma consecutiva. Para ello no te queda otra que armarte de paciencia y disfrutar con el maravilloso apartado visual del que hace gala el juego.

Undertale

El maravilloso videojuego de Toby Fox, Undertale, nos ha llenado de determinación, pero también nos puso de los nervios con dos batallas consecutivas de lo más complicadas. La primera de ellas era contra Asgore, el que a lo largo de toda la aventura creíamos que sería el jefe final. Sin embargo, tras él llegaría Omega Flowey, la flor que tanto nos había estado fastidiando y que ahora alcanzaba un tamaño descomunal.

 

Cerrar