Videojuegos que te presionaron para hacer cosas horribles

Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

Cada vez son más los videojuegos que nos dan la opción de escoger entre diferentes posibilidades, lo que nos permite modelar nuestra partida a nuestro antojo. Lo curioso es que muchas obras nos dan infinidad de opciones para que no sepamos cuáles son las buenas y cuáles son las malas, pero otras nos dejan muy claro qué es lo malo y, lo que es peor, nos presionan para que nos vayamos por el camino del mal y la oscuridad.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy a través de nuestro nuevo artículo, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de videojuegos que, de un modo u otro, te presionaron para hacer cosas terribles. Al final la decisión era tuya, pero en muchos casos hacer el mal era tentador. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias en la caja de comentarios.

Fallout 3

La obra maestra de Bethesda es un título repleto de humor negro y decisiones de lo más salvajes. La peor de todas era decidir el destino de la ciudad de Megatón, que tenía en su centro una bomba atómica que podíamos detonar desde la Torre Tenpenny para recibir una suite de lujo y una gran recompensa en chapas. Sin embargo perderíamos a todos los personajes de Megatón y las misiones que nos hubiera dado Moira Brown.

Wolfenstein II: The New Colossus

El comienzo del Nuevo Wolfenstein de Machine Games nos ofrece un vistazo a la conflictiva infancia de B.J. Blazkowitz. Vemos a un padre que maltrata a esposa y que, al mismo tiempo, obliga a Blazko a matar a su perro a sangre fría para demostrarle que “es un hombre”. Existe posibilidad de fallar el disparo, pero igualmente el padre acabará rematando la faena tras increparnos por no haber sido capaces de hacerlo.

Heavy Rain

Para poder localizar a su hijo secuestrado por el Asesino del Origami, Ethan Mars tenía que superar pruebas cada vez más retorcidas. Una de las finales era asesinar a un hombre desconocido e inocente a sangre fría. Estaba en nuestra mano no hacerlo, pero si no lo hacíamos nos quedábamos sin una de las pistas para encontrar a nuestro hijo. Todo padre en una situación así actuaría de forma inmoral, pero era necesario.

Spec-Ops: The Line

La decisión que había que tomar en Spec-Ops: The Line era inconsciente, pero reflejaba perfectamente lo que significa tomar decisiones a la ligera y por la vía rápida. Y es que podíamos actuar con sigilo y acabar con un montón de enemigos o usar el fósforo blanco y matarlos a todos a la vez. Si optábamos por esta segunda opción acabaríamos rociando de esta sustancia a cientos de refugiados inocentes y acabando con sus vidas.

 

BioShock

El personaje que nos acompaña por radio desde el principio de BioShock, Frank Fontaine, nos dijo que las Little Sisters eran el mal y que había que acabar con ellas. También podías hacer caso a Tenenbaum y liberarlas del parásito que hay en su interior, pero eso te daba mucha menos recompensa. La decisión era tuya, aunque indudablemente acabar con estas pequeñas por muy terroríficas que fueran era una crueldad.

Mass Effect 3

En la tercera entrega de Mass Effect el destino de los krogan estaba en tus manos. Podías sencillamente condenar a la raza y no contar con ellos para la batalla contra los Segadores, aunque lo lógico era ayudarles (o hacerles creer que les ayudabas). Y es que si curabas la genofagia tendrías que despedirte de Mordin, que perecía en esa misión. La otra opción era hacer creer a los krogan que curabas la genofagia para que te apoyaran, pero en realidad no la curabas y, por lo tanto, no perdías a Mordin.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar