Videojuegos que tenían la atención del mundo entero y se acabaron estrellando

El hype es un arma de doble filo. Las compañías de videojuegos lo alimentan con información a cuentagotas, tráilers emocionantes y campañas promocionales de lo más trabajadas, pues hacerlo les permite incrementar el número de ventas iniciales y así aumentar sus ingresos. No obstante, si el videojuego no está a la altura de lo que se esperaba les acaba estallando en la cara y pueden llegar a ser objeto de mofa y burla.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de videojuegos que en su momento tuvieron toda la atención del mundo y que acabaron estrellándose por un motivo u otro. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Evolve

El multijugador asimétrico de Turtle Rock debía ser el gran pelotazo de la generación y acabó siendo toda una decepción. La agresiva política de DLCs sirvió para que Evolve empezara a cavar su propia tumba, que se hizo aún más profunda cuando se vio que el videojuego siempre era lo mismo y la comunidad empezó a abandonarlo. Ni siquiera con su salto al free-to-play hace unos meses han conseguido reflotar el videojuego.

No Man’s Sky

Hello Games era un pequeño estudio británico compuesto por una decena de personas, de modo que es difícil creer que su ambicioso No Man’s Sky, un juego independiente, gozara de la atención del mundo entero. Las expectativas estaban por los cielos y el videojuego se estrelló. Era más aburrido de lo que parecía y algunas características prometidas no estaban. Con el paso del tiempo, afortunadamente, ha ido mejorando.

The Order: 1886

Ready at Dawn solo había hecho juegos para PSP (muy buenos, por cierto), de modo que el salto de PlayStation 4 era emocionante para ellos. The Order: 1886 tenía pinta de convertirse en la nueva gran franquicia de Sony, pero fracasó estrepitosamente. El videojuego fue mucho más limitado y contemplativo de lo que los tráilers de acción hicieron ver. Sumado a su escasa duración, todo ello le acabó pasando factura.

Assassin’s Creed Unity

La saga Assassin’s Creed llevaba un tiempo en decadencia, pero el salto a la nueva generación era una oportunidad que no se podía desaprovechar. La Revolución Francesa era un contexto majestuoso, pero Unity acabó siendo una catástrofe. El juego de Ubisoft estaba repleto de bugs, fallos de rendimiento y errores. Algunas de las versiones de la obra eran casi injugables, por lo que Unity se ganó una fama que nunca se ha podido quitar de encima.

Mass Effect: Andromeda

Lanzado este mismo año, Andromeda era uno de los videojuegos más esperados por los fans de BioWare. El regreso de la franquicia Mass Effect (aunque sin Shepard) tenía que ser un éxito, pero no lo fue. A pesar de tener buenas ideas, un argumento menos inspirado que la trilogía original y unas expresiones faciales que fueron objeto de mofa en las redes sociales acabaron provocando que el título fuera un fracaso comercial.

Watch Dogs

En la última década ha habido pocos videojuegos más esperados que el primer Watch Dogs. No era para menos, pues sus primeros tráilers lucían como si el futuro ya estuviera aquí. El posterior downgrade fue uno de sus grandes enemigos, pero lo cierto es que un desarrollo de la aventura algo convencional y un protagonista muy poco carismático fueron otros elementos a tener en cuenta para justificar sus malas críticas.

For Honor

Este mismo año también pudimos disfrutar de For Honor. Su presentación fue confusa, pues parecía un juego exclusivamente multijugador. Más tarde Ubisoft confirmó que sí tendría campaña individual, pero esta resultó ser un mero complemento para el verdadero objetivo del título: el online. Aunque muy divertido, el ser tan repetitivo y poco variado hizo que los jugadores pronto abandonaran el videojuego y no volvieran.

Publicaciones relacionadas

Cerrar