Videojuegos tan controvertidos que amas u odias

Videojuegos tan controvertidos que amas u odias

Encontrar unidad en el mundo de los videojuegos o en cualquier faceta de la vida es casi una quimera. Hay jugadores que son fans acérrimos de Nintendo, otros lo son de PlayStation, Xbox o usuarios exclusivos de PC. Sin embargo la división también ocurre con frecuencia en videojuegos concretos o en tipos de obras. Es precisamente de ello de lo que queremos hablarte hoy en nuestra nueva lista que te dejamos tras este texto.

Y es que lo que encontrarás a continuación es una selección de videojuegos tan controvertidos que nunca han tenido término medio: o los amas o los odias irremediablemente. No eran lo que esperábamos, son para un grupo de jugadores muy selecto o tienen particularidades que hacen que no gusten al gran público. Lo cierto es que encontrarás un poco de todo y te invitamos a que nos comentes alguna propuesta más que se te ocurra.

Grand Theft Auto IV

Iba a ser el primer GTA para una nueva generación de consolas y el público esperaba algo tan grande o incluso mayor que el venerado San Andreas. No lo encontró. GTA IV tenía una magnífica historia, fabulosos personajes, pero palideció en la comparativa con San Andreas por culpa de una personalización más restringida y de unas opciones jugables y de libertad más restringidas, lo que le valió el odio de muchos fans de GTA.

League of Legends

Cuando algo triunfa se convierte en el objeto de las críticas de miles de personas. Eso es lo que ha ocurrido con League of Legends, que se ha ganado la fama de tener una comunidad de jugadores muy tóxica y que, visto desde fuera, genera un odio irracional. Sin embargo, los más acérrimos llevan años y años disfrutando del título gratuito de Riot Games e incluso divirtiéndose viendo campeonatos y torneos de eSports.

Minecraft

Algo similar ha ocurrido con Minecraft, el videojuego de Mojang y Notch. La propuesta parece simpática, pues consiste en picar materiales, construir mundos y relacionarnos con amigos. Nada de malo puede tener todo ello, pero lo cierto es que también se ha generado un increíble odio hacia los usuarios de este título. Niños rata, los llaman. No obstante, en Minecraft hay todo tipo de jugadores y sigue siendo un éxito día a día.

Destiny

Las promesas incumplidas de Bungie perjudicaron a la imagen de Destiny, el que denominaban el juego para una década. A ello cabe añadir un contenido inicial bastante corto que necesitaba ser complementado con expansiones de pago. Pese a todo ello hay usuarios que le han dedicado cientos de horas a la propuesta de los creadores de Halo y que esperan como agua de mayo la segunda entrega, que ahora también llegará a PC.

Dark Souls

No cabe duda de que la franquicia creada por From Software es una de las grandes obras maestras de nuestro tiempo. No sorprende, por tanto, que muchísimos jugadores la adoren y casi la veneren. Sin embargo, su dificultad (para algunos excesiva) ha creado una tirria enorme en un buen número de usuarios, que no pueden ni acercarse a un título de la compañía japonesa pensando en que no serán capaces de superarlo.

Videojuegos de Telltale Games

La compañía californiana Telltale Games ha creado escuela, para bien o para mal. Tenemos historias interactivas en las que elegimos nuestro propio camino, son limitadas en lo jugable y llegan por episodios. Muchos aman la forma de narrar de Telltale, pero otros tantos detestan la forma de trabajar de este estudio que no deja de crecer y de lanzar nuevas historias cada año. Un crecimiento meteórico en pocos años les ha catapultado a la fama y a la controversia.

Videojuegos online

Cada vez es más habitual ver cómo grandes estudios prescinden de un modo campaña o de modalidades para un solo jugadores y se centran en ofrecer una experiencia puramente multijugador online. Algunos las disfrutan durante meses y otros las detestan, temiendo que se acabe convirtiendo en la norma. Sea como fuere, juegos como Overwatch, Star Wars: Battlefront o Evolve tienen tantos amantes como detractores.

Publicaciones relacionadas

Cerrar