Villanos de videojuegos que tenían razón

Villanos de videojuegos que tenían razón

Muchas veces pensamos en los villanos de los videojuegos como personajes malignos que tan solo desean matar y que ansían la destrucción de nuestro mundo. Sin embargo la figura del villano ha cambiado mucho con el paso del tiempo y en algunas ocasiones incluso podemos comprender sus motivaciones, por extremas que puedan parecer. Hoy precisamente queremos dedicarle un espacio a estos personajes.

Algunos de ellos tenían razón en lo que predicaban y otros sencillamente no eran tan malvados, por lo que podíamos entender su punto de vista e incluso ponernos en su lugar. A continuación te dejamos con algunas propuestas, no sin antes recordarte que, como siempre, estaremos encantados de que compartas las tuyas propias con nosotros y con el resto de lectores a través de la caja de comentarios.

Saren Arterius (Mass Effect)

El villano del primer Mass Effect era consciente de que los Segadores iban a acabar con cualquier vida orgánica de la galaxia, por lo que prefirió unirse a ellos para tratar de salvar algunas vidas, aunque tuvieran que vivir eternamente como subordinados. Nadie querría vivir de ese modo, pero Saren creía que no había salvación posible y que esa era la única forma de hacer algo de bien por las razas alienígenas.

Rafe Adler (Uncharted 4: El desenlace del ladrón)

Dejando de lado los repentinos cambios de humor del inestable Rafe, lo cierto es que el villano principal de Uncharted 4 tenía motivos para estar furioso. Después de sacar de la cárcel a Sam Drake se vio traicionado por él. Rafe dio la oportunidad a Nate y sus amigos de abandonar la búsqueda, pero el pequeño de los Drake quería salvar a Sam de la patraña que se había inventado.

Haytham Kenway (Assassin’s Creed 3)

En Assassin’s Creed 3 tuvimos la primera oportunidad de ponernos en la piel de un templario y lo cierto es que Haytham Kenway nunca malas intenciones. Reforzó el poder templario en las colonias, pero no causó más males que los Asesinos y, de hecho su intención era reconciliar ambas órdenes. En Rogue vimos cómo, tal y como decía Haytham, los Asesinos son capaces de sacrificar vidas inocentes por el poder.

Los Luciérnagas (The Last of Us)

No cabe ninguna duda de que Joel no es el héroe de la historia en The Last of Us. De hecho el mundo creado por Naughty Dog tiene tantos grises que no hay ni héroes ni villanos. Joel había encontrado en Ellie a su única razón para seguir viviendo y no iba a entregarla a los Luciérnagas, por mucho que ello supusiera hallar una posible vacuna para el cordyceps. El grupo paramilitar no tenía fines malvados en ningún caso.

The Boss (Metal Gear Solid 3)

Pocos villanos en la historia de los videojuegos han sido tan heroicos como The Boss, la mentora de Big Boss a la que el legendario soldado tuvo que hacer frente en Metal Gear Solid 3. The Boss lo hizo todo por su país, para que pudiera conservar la gloria, y quedó como una traidora ante su Estados Unidos natal y como una criminal de guerra ante los ojos de la Unión Soviética. Solo unos pocos conocieron la verdad.

Kessler (inFamous)

Tal vez aquí estemos ante uno de los mejores giros de guion de los últimos años. Kessler no es más que Cole McGrath en una línea alternativa en la que se casó con Trish y tuvo dos hijos. La aparición de la Bestia destrozó todo lo que conocía, lo que le obligó a construir la Esfera del Rayo. Todos los enfrentamientos con Cole eran un entrenamiento para que su yo pasado pudiera acabar con la Bestia.

Letho de Guleta (The Witcher 2: Assassins of Kings)

El máximo oponente de Geralt de Rivia en la segunda entrega de la saga The Witcher era Letho, otro brujo cuyos asesinatos a poderosos reyes habían menoscabado la posición del propio Geralt. Letho estaba aliado con Nilfgaard, pero hasta cierto punto se pueden entender sus motivaciones. Le prometieron un mejor futuro para los casi extintos brujos y Letho no pudo decir que no.

Publicaciones relacionadas

Cerrar