Visitamos la base militar El Goloso para ver el preestreno de Corazones de Acero

Ya hemos tenido la ocasión de ver Corazones de Acero, la nueva película de Brad Pitt y sobre la que mañana te ofreceremos nuestra crítica, pero no por ello debemos olvidar el día de hoy, en el que los chicos de Wargaming junto con Sony, nos han brindado la posibilidad de conocer todo el mundo de los carros de combate de primera mano, nada más y nada menos que visitando la base militar “El Goloso”. ¿Se os ocurre alguna forma mejor de hacerlo?

Durante nuestra estancia hemos podido asistir a una rueda de prensa donde los propios militares han contestado a nuestras preguntas y dudas acerca de la película, y es que ellos también han podido disfrutar de su visionado y saben de primera mano hasta qué punto es realista la representación que se hace del uso de un acorazado de la segunda guerra mundial, y por lo general las opiniones han sido muy positivas. Los propios militares encargados de tripular carros de combate reales en su día a día le dan un visto bueno a la película y confiesan que la sensación de claustrofobia o tensión, o incluso las estrategias y el comportamiento de los proyectiles son muy fieles a la realidad.

Una vez terminado el coloquio, los asistentes hemos tenido la suerte de presenciar una demostración en vivo del comportamiento de algunos de los carros de combate que sirvieron en el ejército de nuestro país en algún momento de la historia, y lo cierto es que la espectacularidad de los vehículos es considerable. El tremendo rugido al pasar cerca de uno, las imponentes dimensiones de los gigantes de metal, y la impactante visión de su armamento hacían de ello algo digno de ver.

A lo largo de la mañana que hemos pasado en El Goloso hemos tenido ocasión de comprobar el día a día de la Brigada de Infantería Acorazada XII, donde hacen uso de todo tipo de tecnologías para poder instruir a sus miembros en el uso de estos vehículos.



Por un lado hemos visitado el simulador, donde existe una réplica de la torre de un tanque a la que se le elimina la barcaza y donde los soldados pueden practicar maniobras de combate sin necesidad siquiera de estar en el exterior. Dentro de un edificio, se realiza una representación 1:1 de lo que sería un combate real donde el instructor elige las condiciones para el mismo, y el conductor, tirador, cargador y jefe de carro han de desempeñar las mismas funciones que realizarían en un tanque real. Después hemos tenido la ocasión de visitar las salas de instrucción, que sirven como un centro teórico donde se practican diferentes maniobras y ejercicios a niveles logísticos haciendo uso del simulador Steel Beasts, una experiencia muy cercana a un videojuego y que en algunos momentos nos ha recordado a las batallas entre escuadras de “El Juego de Ender”.

Para finalizar nuestra visita hemos tenido la ocasión de ver más de cerca algunos de los carros que se han utilizado durante la exhibición y hasta hemos tenido el placer de subirnos en muchos de ellos para después introducirnos en los puestos que desempeñan los profesionales, los cuales nos iban explicando paso a paso la función de cada uno de los tripulantes. La sensación es completamente claustrofóbica al encontrarnos dentro de un tanque, donde apenas se tiene espacio para maniobrar, y donde al poco tiempo de estar dentro comienza a hacer bastante calor.

Lo cierto es que es difícil imaginar a los soldados metidos ahí dentro durante días sin pasarlo francamente mal. Sensación que se acentuaba todavía más en el momento en el que hemos visto algunos de los modelos que recorrieron la península durante la Guerra Civil y momentos posteriores de la misma, donde los tanques traídos por los rusos presentaban interiores incluso más agobiantes.

En definitiva no se nos ocurre una forma mejor de continuar con la inmersión una vez finalizado el visionado de Corazones de Acero, y después de todo lo que hemos podido ver durante el día de hoy tenemos que reconocer que nos han entrado unas ganas tremendas de lanzarnos al combate en World of Tanks

Publicaciones relacionadas

Cerrar