Volition está preocupada por el coste del desarrollo de los juegos Triple A

9432

El avance de la tecnología y la ambición de las desarrolladoras por crear juegos cada vez más sorprendentes están elevando los presupuestos hasta límites insospechados. No hay más que echar un vistazo a Grand Theft Auto V, que ha costado 200 millones de dólares.

Esta situación es peligrosa, en opinión de Jim Boone, quien ha señalado en una entrevista con la Revista Oficial Xbox del Reino Unido que la consecuencia es que “los jugones cada vez compran menos juegos”.

“A fin de cuentas a los usuarios no les importa mucho si un título ha invertido 80 o 200 millones en su desarrollo, simplemente tiene en cuenta si es bueno. A él le va a costar 60 euros igualmente, así que el mejor juego se llevará su dinero”, explica el productor de Volition.

Esto crea un ambiente en el que las desarrolladoras tienen poco margen para innovar. “Los juegos son caros y los distribuidores no quieren correr riesgos. Eso significa que tienes que darlo todo y gastar un montón de dinero o, por el contrario, acabarás haciendo cosas que no serán las mejores posibles y la gente no comprará tu producto”, comenta. “Espero que la nueva generación y el auge de lo digital traigan precios diferentes. La implicación de Sony y Microsoft será clave, pero demuestra que hay más de una forma de distribuir un juego y más maneras de ponerle precio”.

Publicaciones relacionadas

Cerrar