Wolfenstein: La saga en Alemania es muy diferente a lo que conocemos

Si tuviéramos que acudir a los orígenes del género del shooter en primera persona y quedarnos con tres sagas que marcaron lo que es hoy en día esta temática seguramente elegiríamos Quake, Doom y Wolfenstein. Precisamente esta última franquicia vuelve a estar en pleno auge, pues en el año 2014 regresó con un maravilloso reboot llamado The New Order, que meses más tarde fue acompañado por su expansión The Old Blood.

Esta nueva intentona para la saga Wolfenstein era exactamente lo que los fans pedían: una fórmula clásica adaptada a los nuevos tiempos. Y matar nazis, muchos nazis. Aunque resulte curioso (por la temática de la serie) Wolfenstein nunca ha sido en Alemania lo que es en el resto del mundo, una franquicia de referencia en el terreno de los shooters en primera persona y un divertimento en el que todos quieren meterse de lleno.

Y es que en el país teutón son muy escrupulosos con las representaciones nazis en el entretenimiento, de modo que, aunque te resulte difícil de creer, debes saber que Wolfenstein: The New Order (lanzado en 2014, recordamos) fue el primer videojuego de la franquicia en lanzarse en Alemania. Lo hizo, eso sí, con una fuerte censura de la simbología nazi, que era cambiada por otro logo que poco o nada tenía que ver.

En su momento Pete Hines, de Bethesda, explicó el motivo por el que el videojuego debía ser fuertemente censurado en Alemania. “A diferencia del cine u otros trabajos artísticos los videojuegos en Alemania tienen prohibido usar tales símbolos y referencias, ya que se clasifican como juguetes y no como un medio artístico”, relataba Hines. Las cosas no han cambiado y actualmente, tres años después, todo sigue igual.

Es por ello que el inminente Wolfenstein II: The New Colossus llegará a Alemania exactamente bajo las mismas condiciones que The New Order y The Old Blood. Austria tampoco se libra de esta censura y los jugadores austríacos que quieran disfrutar de la franquicia deben hacerlo con la misma censura que llegó a Alemania en su momento. De hecho es tan fuerte que la versión de PC se bloqueó para que no llegara a estos países.

Teniendo en cuenta el pasado de Alemania con el nazismo es comprensible que las autoridades del país tengan sus reservas, pero queda más que claro que el problema tan solo se solucionará cuando los videojuegos dejen de ser considerados un juguete y se les empiece a tratar por lo que verdaderamente son: una disciplina artística como el cine, la literatura o el teatro. Mientras tanto la saga nunca será lo que debe ser en Alemania.

Como ves, incluso una franquicia con tanto recorrido como Wolfenstein ha tenido sus altibajos a lo largo de la historia a causa de una coyuntura especial de un par de países ante los que Bethesda no puede hacer nada. Si te ha gustado el artículo y quieres que hagamos más de este estilo no tienes más que hacérnoslo saber a través de la caja de comentarios. Recuerda que Wolfenstein II: The New Colossus llega el próximo 27 de octubre a PlayStation 4, Xbox One y PC y más tarde a Nintendo Switch.

Publicaciones relacionadas

Cerrar