World of Warcraft inicia una nueva ronda de baneos con sanciones ejemplares

En las últimas horas Blizzard ha ejecutado una de las rondas de baneos más llamativas de cuantas se recuerdan en World of Warcraft. Su objetivo, dar un toque de atención definitivo a aquellos jugadores que continúan haciendo uso de programas orientados a obtener ventajas en el juego, sobre todo mediante el uso de bots. Concretamente, la compañía ha tratado de atajar el problema que suponen los servicios de terceros que agilizan tanto la búsqueda como la recolección de recursos.

Según recoge Kotaku, los afectados por la sanción fueron expulsados inmediatamente del videojuego online y, acto seguido, recibieron un mensaje que les comunicaba los motivos del baneo. Aquellos que no hubieran sido señalados hasta el momento no podrán acceder a World of Warcraft durante seis meses, tal y como explican algunos de los afectados. Sin embargo, los reincidentes son los que saldrán peor parados en esta ocasión.

Los usuarios que ya hubieran sido apercibidos por Blizzard en el pasado no podrán regresar al juego hasta dentro de dieciocho meses. De este modo la sanción se extenderá hasta el mes de abril de 2019, una medida que ha aplaudido la mayor parte de la comunidad de jugadores de World of Warcraft. Como era de esperar, los usuarios baneados no han celebrado de igual manera una decisión que les obligará a recapacitar durante un largo tiempo o, en su defecto, a crearse una nueva cuenta para empezar desde cero.

 

Cerrar