World of Warcraft: Nostalrius vivió sus últimas horas con marcha suicida incluida

Así fueron las dramáticas horas finales del servidor Nostalrius

Si desde el punto de vista de los jugadores es un fastidio el cierre de un servidor, desde el punto de vista de dentro del propio juego es nada menos que afrontar el fin del mundo, el momento en el que el tiempo cesará para siempre y todo quedará condenado a la nada absoluta, a menos que algún día el interruptor vuelva a encenderse. En la versión antigua de World of Warcraft, preservada en el servidor Nostalrius, la orden de Blizzard de cese fulminante ha dejado momentos dignos de ser recordados antes de ponerse en práctica.

Momentos que recoge Polygon y que provienen de los propios usuarios, reunidos en multitudinarias concentraciones para decir adiós a la versión favorita de su juego favorito. Pero aunque se llegó a una cifra de 18.000 jugadores concurrentes, no es tan impresionante como la peregrinación que otra multitud de personajes llevó desde Orgrimmar hasta la Cima del Trueno, donde como un rosario de lemmings se lanzaron hacia su muerte sin esperar al cataclismo.

Los responsables del servidor comenzaron una campaña de recogida de firmas dirigida a Blizzard que ha superado los 80.000 nombres para que reconsideren su decisión. “La esencai de los servidores privados, incluyendo Nostalrius, es recrear una versión del juego que muchos disfrutaron y que Blizzard ya no les proporciona. Nuestra esperanza es que algún día Blizzard abrace los servidores de juego clásico, y ese es el motivo de nuestra petición a Michael Morhaime [presidente de Blizzard”. A continuación puedes ver los últimos momentos de Nostalrius conservados en imagen y vídeo. ¿Crees que Blizzard debe dar marcha atrás?

Publicaciones relacionadas

Cerrar