Un padre modifica el Xbox Adaptive Controller para que su hija pueda jugar a Zelda: Breath of the Wild

Ver a Ava disfrutando de un paseo por Hyrule te va a alegrar el día.

Ava Xbox Adaptive Controller Zelda

El mando con el que «ganamos todos». El Xbox Adaptive Controller lanzado por Microsoft ha sido una de las ideas más revolucionarias para el videojuego que se han visto en los últimos años. Un sistema de control con el que cualquier persona puede disfrutar de sus videojuegos favoritos sin ningún tipo de barrera, y que nos trae una de esas historias que vale la pena ver: la de Ava y su partida a The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Una joven que padece paraplejias espásticas hereditarias, conocidas como HSP, que le impedían poder disfrutar de este videojuego de Switch como sus amigos. Ahora, sí puede hacerlo. Tal y como muestra Rory Steel en Twitter, tras hacer una profunda modificación en el Adaptive Controller, mapeando todos los botones y diseñando un sistema de control adecuado, su hija Ava ahora sí puede meterse en la piel de Link y corretear por Hyrule tranquilamente.

Esta enfermedad, que afecta a 1 de cada 20.000 personas en Europa, hace que nuestra protagonista tenga problemas con la destreza de los dedos y con el habla debido a ciertas complicaciones con la motricidad. No obstante, desde ahora no va a tener problemas para disfrutar de los videojuegos como cualquiera. Una buena noticia para empezar la semana y una muy buena forma de demostrar que todo el mundo puede divertirse con este sector gracias a soluciones como la de Microsoft.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar