Xbox evaluará su relación con Activision tras las últimas informaciones sobre Bobby Kotick

La silla de Kotick se sigue tambaleando.

Pocas veces hemos visto a una multinacional de videojuegos en una posición tan frágil como la que tiene Activision Blizzard en la actualidad. Si bien, en el último día pudimos ver que Jim Ryan castigó duramente la posición de Bobby Kotick y su empresa ante las situaciones de acoso sexual y abusos sufridos por mujeres en su compañía, Phil Spencer ha decidido también distanciar a Xbox de todo lo que está sucediendo en Activision.

Jason Schreier, conocido periodista de Bloomberg que conoce en profundidad la industria del videojuego, ha sido el primero en revelar la exclusiva. Tal y como sucedió anteriormente con PlayStation, Spencer, a través de emails, expresó que estaba «perturbado y profundamente preocupado por las horribles acciones» que se habían desarrollado en Activision durante años, tanto por algunos empleados como por Bobby Kotick en persona, perpetrando malos tratos y tratando de ocultar los escándalos. Por ese motivo, Phil Spencer se está planteando seriamente cómo llevará sus relaciones con Activision en el futuro, pudiendo tomar decisiones drásticas si esta empresa no anuncia cambios importantes en vez de cambiar nombres a personajes de Overwatch.

No cabe duda de que este hecho es un nuevo revés para la compañía presidida por Bobby Kotick, un hombre cuyo puesto de trabajo se tambalea más que nunca, a pesar del apoyo de su junta directiva e inversores. La bola es cada vez más grande y, aunque parecía que estaban pudiendo llevar mejor todo el escándalo iniciado desde este verano, que en los últimos días se supiera la vinculación directa de Bobby Kotick con estos terribles actos ha vuelto a provocar un incendio que, esta vez, puede quemar a la compañía hasta los cimientos.

Ya lo hemos mencionado en más ocasiones, pero cabe recordar que los últimos años de Activision Blizzard en general y de Bobby Kotick en particular han puesto a la compañía en caída libre. Los despidos masivos y la desmantelación de las oficinas europeas, las primas de 200 millones de Kotick después de perpetrar esos despidos, e incluso el fallido intento de Jen O’Neal de solucionar la situación de Blizzard como fugaz codirectora han ensanchado cada vez más la insostenible situación de la empresa, que durante años no ha hecho nada por hacer de sus oficinas un entorno seguro para las mujeres.

Daniel García

Graduado en Periodismo, lleva con consolas entre sus manos desde antes de aprender a leer. Su primer contacto fue con una Game Boy Color y un Pikachu de compañero junto a Mario, Link o Wario. Ahora es un jugador versátil que un día te habla de FIFA o Assassin's, y al otro día sobre Hidetaka Miyazaki, No Man's Sky o del JRPG que le pidas.
Cerrar