Xbox One está preparada para combatir el sobrecalentamiento

Con el lanzamiento de Xbox 360, ésta vino acompañada de algunos problemas que fueron un lastre para Microsoft. Las temidas luces rojas eran un síntoma que nos avisaba de que algo en el interior de nuestra consola no marchaba bien, ya fuera por sobrecalentamiento de la misma o incluso porque algún cable no estuviera bien conectado. Como consecuencia Microsoft dio a los consumidores tres años de garantía, para asegurar de esta forma que las consolas afectadas por este problema fueran arregladas en el servicio técnico de la compañía.

Ahora, con el futuro lanzamiento de Xbox One para el próximo mes de noviembre, surgieron las dudas entre los usuarios. Éstos se preguntaban si este problema seguiría presente en Xbox One, aunque parece que esta incertidumbre ha sido despejada de una vez por todas. Leo del Castillo, mánager de diseño de la consola, ha explicado a Gizmodo cómo han diseñado Xbox One para solventar este problema.

"Con la estructura de Xbox One, podemos monitorizar el calor. Teníamos menos flexibilidad con Xbox 360, donde si no podíamos disipar el calor, no teníamos muchas formas de controlarlo, así que el tiempo era limitado hasta que se apagaba" comentaba el diseñador.

Además, Microsoft confirmó que la consola es capaz de detectar el sobrecalentamiento y pone en marcha ella misma un método de refrigeración que menguaba el calor de la máquina.

Publicaciones relacionadas

Cerrar