Xbox One, muy criticada en Australia y Alemania por considerarla un "dispositivo de vigilancia"

Las consecuencias de la presentación de Xbox One y las dudas no resueltas están generando enormes críticas. Una de ellas es la posibilidad de que Kinect no pueda apagarse nunca (ya que tiene un comando de encendido de la consola) y las connotaciones sobre privacidad que esto puede suponer.

Gracias al portal Ninemsn podemos conocer las opiniones de Tim Vines, director de Libertades Civiles en Australia como de Peter Schaar, director del comisionado de protección de datos alemán.

Esto es lo que ha dicho Vines: "Xbox One de Microsoft cumple con la definición de ser un dispositivo de vigilancia según las leyes australianas, por lo que deben ser francos y decir a los clientes si alguien puede llegar a interceptar la información o tener acceso remoto a este dispositivo. La gente tiene que tener la capacidad de apagar la cámara y el micrófono aunque esto limite la funcionalidad de la consola. Si Microsoft no lo permitiera, la gente debería votar con sus carteras y no comprar la próxima Xbox".

Y esto lo que ha asegurado Schaar: "Xbox One registra continuamente todo tipo de información personal sobre mi: mi velocidad de reacción, mi aprendizaje, estados emocionales… esto es procesado en un servidor externo e incluso podría transmitirse a terceros. El hecho de que Microsoft pueda espiar mi cuarto de estar es una pesadilla retorcida".

Debe decirse que Microsoft ha asegurado en más de una ocasión que no habrá ningún problema de privacidad con el nuevo Kinect. Hoy mismo en esta noticia Jeff Henshaw asegura que podremos apagar Kinect cuando queramos.

Sin duda la rumorología está haciendo una publicidad muy negativa a Xbox One. ¿Qué opináis?

Publicaciones relacionadas

Cerrar