Xbox revela las dificultades que sufre su programa de retrocompatibilidad

Xbox revela las dificultades que sufre su programa de retrocompatibilidad

Puede que su catálogo de exclusivos no tenga el atractivo del que ahora mismo goza el de PlayStation 4, pero Xbox One juega con el tiempo a su favor. Porque su programa de retrocompatibilidad le permite hacer un tirabuzón en su propia línea temporal y zambullirse en su pasado para emerger de él con juegos para su actual generación. Ya sean de Xbox 360 o de la Xbox original, la retrocompatibilidad se ha convertido en Redmond en una palabra mágica. Una que, sin embargo, cada vez es más difícil articular.

Para los jugadores, todo es de color de rosa cuando se anuncian nuevos juegos de antaño que pueden volver a disfrutar en su flamante máquina. En cambio, para el personal de Xbox supone todo un reto que afrontan con el espíritu de no andar con medias tintas. Y es precisamente esa actitud la que sube la complicación de algo que ya de por sí es difícil. Así que da la gracias por cada juego del programa de retrocompatibilidad de Xbox One después de que Bill Stillman, uno de los responsables de este programa, explique a la revista Edge, vía Gaming Bolt, por qué tienen que pasar en cada ocasión:

«Tenemos que estar afinando el emulador constantemente para hacerlo más preciso, pero cada vez que lo hacemos más preciso, lo hacemos menos potente», explica Stillman. «Las mejoras suponen mucho trabajo porque tenemos que volver a lo anterior y afinar el perfil de rendimiento de tal modo que la experiencia de juego no se resienta. Y no lo hacemos a medias». En otras palabras, para que disfrutes de un juego antiguo en Xbox One, el equipo ha de hacer encaje de bolillos para que la consola nueva sepa imitar cada característica de la vieja, más aparte ejecutar sus propios programas y rutinas por debajo de ello, y hacer que esas características que demandan recursos se plasmen sin que éste se note en una disminución de rendimiento.

Por si fuera poco lidiar con lo técnico, en Xbox se han encontrado con otro impedimento. Este, de los serios, porque es de naturaleza legal: «Las licencias de música a menudo se conceden a distribuidores o usuarios. En los tiempos de Xbox 360, el streaming no existía; los editores sacaron las licencias de usuario porque era más barato. Pero Xbox One tiene implementados GameDVR y la retransmisión de juegos en el sistema, así que cuando [alguna desarrolladora] dice 'Oh, saquemos esto en retrocompatibilidad en una consola que soporte retransmisión', examinan su contrato y ven que no pueden hacerlo porque la licencia lo prohíbe. Los temas legales son tan gran impedimento como los técnicos».

Ya ves que no es nada fácil rescatar juegos mediante la retrocompatibilidad de Xbox One, pero que eso no te impide disfrutar de los que ya hay. Si acaso, estas palabras sirven para valorar aún más el mérito de este alabado servicio.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar