Xenoblade Chronicles 2 y el Blade del que todos hablan, mañana en nuestro artículo de opinión

Los amantes del RPG y seguidores del mundillo sabrán más que de sobra que el pasado viernes 1 de diciembre salió a la venta Xenoblade Chronicles 2. La compañía Monolith Soft ha traído al catálogo de Nintendo Switch un videojuego que sigue con su famosa franquicia y vuelve a sus raíces de corte oriental, marcadas por un más que notable estilo anime y alejadas de las ideas de Xenoblade Chronicles X

Pero, también, los que hayan estado atentos a redes sociales habrán visto que las conversaciones sobre el juego no están girando en torno a su historia, sus mecánicas o sus paisajes, sino alrededor de una de los Blade que puedes conseguir durante la aventura, o más bien por su diseño. Dahlia, así es como se llama, ha tardado poco en acaparar las miradas por un aspecto que se tacha de hipersexualizado (y con razones) y que está siendo motivo de críticas.

El problema, aparte de que esa decisión artística haya sido más o menos acertada, viene por lo que está suponiendo para el título en sí. Todo se está extrapolando hasta catalogar al conjunto de Xenoblade Chronicles 2 de algo sexista y carente de calidad. El barullo de críticas está obcecándose con un elemento que es solo una parte de todo el conjunto, aunque haya otros factores que puedan alimentarlas.

Aún así, hasta aquí vamos a leer. Mañana, en nuestro artículo de opinión, hablaremos largo y tendido sobre este asunto, sobre cuánto hay de razón en todas las críticas que están inundando las redes y hasta qué punto debemos dejarnos llevar por ellas.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar