Un youtuber de Fortnite gana 2000 dólares por pasarse 10 horas haciendo dubs

Luke TheNotable consigue la friolera cifra en tiempo récord.

Fortnite Dab

Hay retos que pueden ser extremadamente complicados, retos que pueden ser extremadamente absurdos. Y luego están los que son ambas cosas. El streamer Luke TheNotable ha querido hacer historia imitando uno de los gestos más peculiares de Fortnite, el Dab Infinito. El juego, que apunta a tener criaturas fantásticas dentro de poco, incorporado no hace mucho un gesto bastante duro, y es que son 10 horas repitiendo el famoso movimiento que el futbolista Pogba puso de moda en todo el mundo. Gracias a ello, ha conseguido ganar 2.000 dólares y algún que otro dolor de espalda por el camino.

Aunque no consiguiera recaudar tanto como el que ha alcanzado el hito de los 75.000 dólares recientemente, el streamer partía de una iniciativa bien sencilla. Aprovechando la duración de este emote, trataría de imitarlo durante las 10 horas que se prolonga mientras su personaje también lo hacía en el lobby del juego. Así, los donantes que aportaran más dinero podrían sumarse a la sala de espera y conversar con él mientras tanto para darle ánimos o simplemente hacer también el dab mientras tanto.

Con un ejercicio de matemáticas sencillo, el autor de la hazaña ha contabilizado que su personaje en Fortnite ha realizado más de 72.000 dabs durante todo el proceso. A un ritmo de unos 7.200 por hora, y contabilizando el total de estas, la cuenta es bastante sencilla y el resultado, por cierto, mareante.

La historia gana en curiosidad cuando se desvela a qué dedica el streamer estos 2.000 dólares conseguidos. Luke TheNotable ha usado este dinero para donarlo a otros jugadores que estuvieran emitiendo su partida en YouTube Gaming, dedicándose así a repartir algo más de alegría por toda la plataforma. Un acto bastante loable para alguien que ha sido capaz de pasar mediodía repitiendo un gesto continuamente.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar