Zelda: Breath of the Wild tiene todas estas influencias de otros videojuegos

Zelda: Breath of the Wild tiene todas estas influencias de otros videojuegos

El lanzamiento de The Legend of Zelda: Breath of the Wild ha sido todo un fenómeno mundial en la industria del videojuego. No solo porque el nuevo videojuego de Nintendo haya sido un éxito entre la crítica y los aficionados a la saga, sino porque ha acompañado a Nintendo Switch en su estreno. El nuevo Zelda ha traído consigo multitud de cambios con respecto a la fórmula clásica y hay muchas razones.

Y es que a fin de hacer de Breath of the Wild el ya considerado Ocarina of Time del siglo XXI, Nintendo se ha fijado en otras grandes obras de referencia del mundillo en los últimos años para moldear su videojuego. Es precisamente por ello que hoy queremos repasar junto a ti algunas de las influencias de otros juegos que podemos encontrar en Zelda: Breath of the Wild. ¿Cuáles más has notado?

Portal

Las mazmorras de Breath of the Wild han cambiado notablemente con lo que solían ser en la saga. Ahora se nos dan desde prácticamente el comienzo las herramientas para resolverlas. Solo necesitamos nuestros poderes y hacer uso de la física. Asimismo la lógica y el dominio de las formas y el espacio son fundamentales, como en Portal. De hecho se repite hasta el patrón de colores naranja y azul.

Assassin’s Creed

La escala es otro de los grandes cambios que encontramos en Breath of the Wild. Ahora Link puede escalarlo absolutamente todo, como hizo hace ya una década Altaïr en Assassin’s Creed para huir de la guardia. Sin embargo, en el nuevo Zelda la escalada no solo es un trámite hasta que llegamos arriba, sino que Link debe tener en cuenta que su energía se agota, de modo que la escala es un rompecabezas más.

Far Cry

La saga de Ubisoft ha servido para consolidar muchas mecánicas de juego en los títulos de acción. Una de ellas son los puntos de control o campamentos enemigos que nos cortan el paso hacia cierto lugar y que, además, nos ofrece recompensas al limpiarlos. Algo similar encontramos en Zelda: Breath of the Wild, en el que tenemos el aliciente de que cada batalla es un mundo y, si nos descuidamos, morimos.

Dark Souls

Todos coinciden en señalar que Breath of the Wild es un videojuego bastante más difícil que los títulos anteriores de la saga. La influencia de Dark Souls es evidente. Si nos adentramos donde no debemos podemos toparnos con un enemigo que triplique nuestro tamaño y que nos aniquile de un solo golpe. Eso sí, en el nuevo Zelda hay puntos de control más generosos y no tenemos que volver a por nuestras almas arrebatadas.

Shadow of the Colossus

La influencia de la obra del Team ICO en Breath of the Wild parece clara. En muchas ocasiones nos enfrentamos a gigantescos enemigos que nos superan en tamaño y poder, por lo que debemos hacer uso de nuestra espada y nuestro arco. Por si fuera poco, el indicador de agarre de Link es muy parecido al que tenía Wander para escalar a sus oponentes. Cuando se acaba, caes y debes volver a empezar.

The Witcher 3

Muchos consideran que el videojuego de CD Projekt RED es lo mejor que nos ha dejado esta generación, por lo que ha creado escuela. La sensación de tener delante un enorme mundo que explorar también se da en el nuevo Zelda. A ello hay que añadir el minimapa, el indicador de la hora del día o la barra de salud presente encima de cada enemigo para saber qué ataques son o no efectivos contra él.

The Legend of Zelda

La mayor infuencia para Breath of the Wild ha sido la propia primera entrega de la franquicia. El comienzo es muy similar: una voz nos indica que somos los salvadores, un anciano nos ofrece las primeras pistas y se nos suelta en un bello mundo repleto de peligros. Además, muchos de los paisajes que encontramos en Breath of the Wild tienen enormes similitudes con la obra original de la saga. Todo un puntazo.

Cerrar