4 razones por las que Square Enix no anuncia el remake de Final Fantasy VII

6181

Se ha convertido en leyenda con el paso de los años. El título de rol más conocido, el que hizo famoso al género de los JRPG en occidente y, sin lugar a dudas, uno de los juegos más importantes de la historia. Algo así como El Padrino de los videojuegos.

Un título que, en plena fiebre por el remake entre las grandes compañías de la industria, en plena fiebre retro entre los usuarios, sigue sin contar con un remake como dios manda. Es verdad que se puede jugar en plataformas actuales, como PSN o PC, pero no es lo que la gente quiere.

¿Por qué Square Enix, tan favorable a crear remakes de sus juegos, no se ha atrevido con él? Las declaraciones de los dirigentes de la compañía japonesa al respecto son numerosas durante los últimos años. Unas veces han dicho que no lo harán hasta que otro juego de la saga lo supere. Otras, que están convencidos de que decepcionaría a los usuarios. Bien, esto no es mentira, pero tampoco es cierto del todo. Las razones son muchas, pero se pueden comprimir en cuatro. Teniendo en cuenta la situación de la industria, la demanda de los usuarios y las consideraciones empresariales, estos puntos creo que resumen muy bien por qué aún no hay remake:

1- Miedo. Miedo, sí, miedo a decepcionar. Final Fantasy VII es más que un videojuego. Es una leyenda. Muchos de vosotros, todos aquellos que lo habéis jugado y todos aquellos que, pese a que no lo hayáis probado aún, conocéis el mundo de los videojuegos bien lo sabéis. Es un mito que, en contra de la gran mayoría de los videojuegos de la época, no ha envejecido mal. Sigue siendo tan fresco y tan bueno como en 1997, año en el que salió al mercado. ¿Qué se puede mejorar entonces? ¿Qué pedimos los usuarios de un remake de Final Fantasy VII? Muchos diréis: “los gráficos”. Es posible, pero el aspecto superdeformed del Final Fantasy VII clásico tenía su encanto. ¿Lo cambiaríamos por gráficos actuales? ¿Bastaría con dar más detalle a lo que ya hay? ¿Y qué hacemos con aquello que no era perfecto en el juego original? Recordad: objetos que no servían para nada, como las partes del cuerpo de Sefirot, por ejemplo. ¿Completaríamos el juego añadiendo eso? ¿Modificamos el sistema de batalla? ¿Añadimos más materias para hacer el jugo más complejo? ¿Convertirímos en realidad la leyenda de la resurrección de Aeris? Si no queremos nada de esto, si lo que queremos “algo como el juego original”, ¿realmente tiene sentido hacar un remake?

Yo, realmente, como fan del juego que soy -sin lugar a dudas este es el título al que más horas he echado en mi vida- realmente no tengo respuesta a esta pregunta. Solo podría decidir si lo que hay en el remake me gusta en el momento de jugarlo. Seguro que a muchos de vosotros os pasa lo mismo.
Pues imaginad si nosotros, simples jugadores, tenemos este lío en la cabeza, lo que debe haber en Square Enix, que son al final los que deben decidir. Final Fantasy VII es, a nivel mundial, la marca más importante de la compañía, una marca que no debe defraudar porque podría hacer un daño irreversible a la empresa. Cada paso debe cuidarse mucho.

2- No lo necesitan. Una vez vistos los problemas, ¿qué hacemos? Queremos remake? Puede ser, pero esa baza no la va a soltar Square Enix así como así, ni mucho menos. Es su as en la manga, su carta ganadora. Y una carta ganadora no se desaprovecha, se utiliza en un momento de extrema necesidad. En algún lugar de Japón, en el lugar más recóndito de la sede más secreta de Square Enix, debe haber algún equipo trabajando permanentemente en este remake. Pocas personas, ideando, diseñando conceptos, afrontando todas las preguntas del punto uno y muchas más.Y esperando. Esperando a que una orden de arriba les dé luz verde y les proporcione un equipo de centenares de desarrolladores para convertir en realidad un juego que sería, en situación de extrema necesidad, un salvavidas para Square Enix. La compañía japonesa no lanzará este juego hasta que realmente no lo necesite.

3- El agravio comparativo.  Todas las sagas intentan superarse número a número pero es evidente que particularmente la entrega número VII supera por mucho a cualquier entrega actual, y realmente a casi cualquier juego. Lanzar un remake sería poner esto de manifiesto de manera muy clara, restregárselo a la cara a la propia marca. Es posible que la mayor damnificada del remake de Final Fantasy VII sea la propia saga Final Fantasy. La presión hacia la siguiente entrega de la saga tras el remake sería mucho más alta y eso podría ser un problema para la compañía. Por tanto, una vez más, el momento de elegir cuándo lanzar el remake es importante.



4- La presión externa y la situación de la industria. El remake de Final Fantasy VII sería un vendeconsolas. De ser exclusivo, se convertiría en un importantísimo punto a favor para cualquier nueva consola, pocos títulos podrían hacerle sombra. Considerando que el juego original fue exclusivo de PSX, que ha salido en PSN y que solo ha escapado de plataformas Sony la versión de PC, ¿podría Square Enix lanzar el remake en cualquier plataforma? ¿En PS4, 720 y Wii U por ejemplo? Está claro que a Square Enix, como cualquier third party, le gustaría llevar su juego a todas las plataformas posibles. ¿Pero tiene todo el poder sobre la plataforma o Sony aún tiene capacidad de decisión sobre ello? Este es un punto que no está claro, pero que es muy importante.

Además, en pleno ocaso de la generación (está claro que los últimos grandes juegos de PS3 y 360 llegarán en estos próximos doce meses) y sin anunciar aún, no es nada probable que llegue un remake de Final Fantasy VII para la actual generación. Y, por supuesto, un título de tanta proyección de ventas no se va a desaprovechar en los primeros años de PS4 o 720, pues el parque de consolas en funcionamiento al principio será reducido y, por tanto, las ventas no serán muy elevadas.

¿Habrá por tanto remake de Final Fantasy VII? Por supuesto. Hay pocos juegos con tanta demanda como la que podría tener este. ¿Cuando se lanzará? Cuando Square Enix lo necesite de verdad, cuando tenga que jugar su carta ganadora. Y eso, quién sabe cuándo será, pero seguro que nos quedan unos cuántos años de espera.

Publicaciones relacionadas

Cerrar