Arranquen fuerte, señores

Desprecintas el juego, lo metes en la consola y te sientas en el sofá. A menudo, ves la cinemática inicial para prepararte para lo que te espera. Menú principal, selección de dificultad y a empezar. Vídeo, vídeo, vídeo… Tutorial… Vídeo… Hasta que empieza la acción de verdad pueden pasar 20 minutos.

Si es un título reposado, como Heavy Rain, es comprensible. En él, la acción no es lo más importante. Lo son las sensaciones, la historia, las relaciones entre sus personajes. Pero… ¿un juego de acción? Aún recuerdo el comienzo de Modern Warfare 2. Un pedazo de vídeo de cuatro minutos en donde solo ves mapas y voces en off que te hablan de una historia que no me interesa. ¿Alguien me puede decir dos rasgos de la personalidad de alguno de los protagonistas de un Modern Warfare?  Y, para colmo, otros diez minutos de tutorial evidente que te hunden aún más en la agonía. Es verdad que el siguiente nivel es ya espectacular y que a medida que avanzas el juego va mejorando muchísimo, pero el comienzo no es digno.

Mi compañero Quique Luque hablaba el miércoles pasado de que los tutoriales son un engorro. El problema no son los tutoriales, es como abordarlos. Los videojuegos tienden a ir a un público cada vez más abierto que tiene o no por qué saber coger un mando, por lo que está bien que se enseñe a jugar a quien quiera. Pero ese tutorial te tiene que dejar con la boca abierta, tiene que pegarte al asiento y no soltarte en los primeros 20 minutos, como una buena película de acción de los 90.

Uno de los mejores comienzos de videojuego de la actual generación es el de God of War 3. Confieso que no es mi género favorito, ni mucho menos. Pero esa ascensión al Monte Olimpo, esa guerra contra los dioses, con Gaia trepando y Poseidón intentando matarnos es memorable. Todo mientras nos enseñan a controlar a Kratos. Metan vídeos, señores desarrolladores, pero háganlos cortitos, de 20 segundos, dejen jugar y avancen la historia más adelante, cuando ya nos hayamos quedado todos con la boca abierta.

Un juego de acción tiene que aportar adrenalina desde el primer momento. Incluso, si me apuras, los que no son de acción también. ¿Habéis jugado a Skyrim? Ojo porque va spoiler. Al principio del juego nos encontramos en una carreta con otros tantos presos. Tenemos que llegar al patíbulo, crear nuestro personaje y ya, después, aparece el dragón. ¿Y si Bethesda hubiera avanzado un poco más el comienzo de la historia? ¿Y si nos hubieran puesto justo en el momento en el que vamos a ser decapitados y en ese momento aparece el dragón? El impacto sobre el jugador hubiera sido aún mayor.

Nada más pulsar el botón start un juego debe agarrarte de la camiseta, pegarte al asiento y no dejarte escapar. Decirte “esto es de lo que soy capaz”, y hacerte empezar la historia con un subidón de adrenalina que te dure un par de horas. A mi, con eso, ya me tienen ganado.

Twitter: @DavidNavarroB


 

Publicaciones relacionadas

Cerrar