Cómo conocí 'Cómo Conocí a Vuestra Madre'

Chicos: os voy a contar la historia de cómo conocí Cómo Conocí a Vuestra Madre. Estaba en la universidad, benditos tiempos, cuando un compañero me dijo: Néstor, tienes que ver Cómo Conocí a Vuestra Madre. Él lo dijo persuasivo pero yo me quedé escéptico. 

Pillando un capítulo suelto por la tele, me senté cinco minutos y lo primero que me dije fue: "esto es un plagio de Friends pero sin gracia". Qué inocente y tonto era por aquel entonces (el tiempo tampoco ha hecho demasiado cambio).

Antes de seguir, tengo que retroceder aún más en el tiempo, porque tengo la misma sensación iniciática de Cómo Conocí a Vuestra Madre que la que me produjo Lost: sobremesa en Televisión Española y a los cinco minutos, con un avión estrellado y tipos por la playa lamentándose, mi respuesta fue: "otro telefilm basura. A ver cuándo empiezan a comerse los unos a los otros. O a aparecer Viernes".

Y si me hubiera quedado con esta primera impresión de las cosas, me habría perdido dos de los hitos televisivos más interesantes que ha podido fagocitar este crítico.

Lástima que en el caso Lost acabara la serie como en el título: perdidos dentro de la trampa y con la mayor tontuna final que se recuerda desde el sueño de Resines. 

Sin embargo, el final de Cómo Conocí a Vuestra Madre ha sido tan de libro, tan real que no puede tacharse de otra cosa que de glorioso, de lo que cualquiera que se haya mantenido fiel a la serie querría ver. Por mucho que a voceros sedientos del aplauso fácil les moleste.

Un final de lo más normal y académico, como el de Breaking Bad, que no recurre a la sorpresa y el truco facilón del último minuto.

Lo que venía a contaros, chicos, con tantas vueltas y tramas es que la primera impresión falaz que tenemos de muchas cosas, puede llevar a que nos perdamos grandes obras maestras de los videojuegos, el cine y la televisión. También a que ensalcemos tontunas o denostemos placeres porque alguien nos lo diga (servidor mismo, que es su trabajo).

Como siempre, uno tiene que labrase un criterio propio hecho con la experiencia y disfrutar de lo máximo que pueda sin complejos iniciales. Y por supuesto, si te enamoró Friends, hay que ir de cabeza a por Cómo Conocí a Vuestra Madre. O no, vosotros debéis decidir.

Publicaciones relacionadas

Cerrar