El canto del "Zisne"

Con Wii U a la vuelta de la esquina como aquél que dice, Wii tiene los días contados. Eso es un hecho. Y precisamente por eso mismo, considero que Nintendo ha querido darlo todo con su último gran lanzamiento para esta consola: The Legend of Zelda: Skyward Sword.

Y se nota que se trata de un juego muy especial. No voy a seguir aumentando el “hype” que ha generado este título en los últimos tiempos afirmando que se trata del mejor juego basado en el universo Zelda jamás creado. Para nada. Tanto A Link to the Past como, especialmente, Ocarina of Time me parecen entregas superiores en muchos sentidos. Pero una vez dicho esto, lo que ofrece Skyward Sword al jugador es una experiencia profunda, inigualable y cautivadora, que ningún usuario de esta consola debería dejar pasar.

No me considero ningún fan del Wiimote y todo lo que eso conlleva. Simplemente, soy de los que prefieren pulsar un botón del pad antes que agitar de manera absurda el mando para realizar una acción determinada. Pero a pesar de esto, he de admitir que el uso que se ha dado en esta aventura del Wiimote es sencillamente ejemplar, siendo el juego que mejor registra nuestros movimientos de todo el extenso catálogo de títulos que han aparecido en esta máquina hasta la fecha. Y esto se agradece de forma notoria en el transcurso de los combates, que en algunos casos alcanzan cotas majestuosas.

Artísticamente también se nota el esfuerzo que ha puesto Nintendo en esta producción. El estilo de dibujado en plan puntillismo que muestra Skyward Sword no termina de convencerme en lo personal, mentiría si afirmara lo contrario. Pero eso no quita para que de una forma mucho más objetiva, considere a esta aventura como una de las más bonitas en la tradición de Zelda.

Y la banda sonora… sigue sorprendiéndome el talento que atesoran tanto Nintendo en general como Koji Kondo en particular a la hora de concebir sus partituras y melodías para sus sagas, Zelda entre ellas. La colección de canciones que nos brinda Skyward Sword es una auténtica explosión de variedad y sensaciones, fundiendo en un mismo título melodías inéditas en la serie con nuevas versiones de clásicos que todos conocemos.

The Legend of Zelda: Skyward Sword es, en definitiva, la mejor forma de despedir a una consola. Sí, aún nos quedan otros grandes títulos por disfrutar en Wii (como The Last Story en febrero o Pandora´s Tower algo más adelante), pero Link ha situado el listón en un lugar casi inalcanzable.

 

(AlfaBetaJuega no se hace responsable de las opiniones expresadas con total libertad en esta sección)


 

Publicaciones relacionadas

Cerrar