El despertar de la next-gen

El despertar de la next-gen

Han pasado dos años y medio desde que las consolas de nueva generación de Microsoft y Sony comenzaron a llegar a las casas de todo el mundo. Durante todo este tiempo han surgido críticas de todo tipo: máquinas tecnológicamente poco superiores a sus antecesoras, sobreabuso de remasterizaciones y colecciones en alta definición y, sobre todo, escasez de lanzamientos exclusivos.

No cabe ninguna duda de que PlayStation 4 y Xbox One no están destacando por el número de juegos que solo pueden disfrutarse en una de las dos plataformas, pero la cantidad de producciones que han ido lanzándose al mercado ha sido abrumadora. Este texto es lo que estás pensando: una reivindicación de la generación actual de consolas entre la maraña de críticas que la han azotado desde el primer día.

Existen múltiples motivos para estar descontento con la octava generación de videoconsolas, no lo cuestiono, pero ha llegado el momento de que las máquinas de las compañías americana y japonesa saquen pecho, porque también tienen razones para hacerlo. 2015 ya fue un año repleto de obras de gran calidad y, lo que es más importante, se lanzaron en gran cantidad.

Bloodborne, Halo 5: Guardians, The Order 1886, Forza Motorsport 6, Until Dawn, The Witcher 3: Wild Hunt, Life is Strange, Fallout 4, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain… Y son solo unos pocos ejemplos. Por supuesto, el presente año 2016 no pretende quedarse atrás y se postula como la temporada de confirmación del creciente catálogo de las consolas next-gen.

Estamos viviendo los primeros compases de 2016 y ya hemos comenzado fuerte. The Division, Dark Souls 3 o Quantum Break ya han visto la luz, pero queda mucho más. No tiene sentido decir que PlayStation 4 y Xbox One no tienen juegos porque si nos pusiéramos a jugarlos todos no tendríamos horas suficientes para terminarlos. No tiene sentido decir que no tienen juegos porque las consolas van a sufrir un fuerte auge en sus ventas (aún más) gracias al retorno de sus sagas exclusivas más míticas con Uncharted 4 y Gears of War 4. No tiene sentido decir que no tienen juegos porque cualquier aficionado encontrará en ellas algún título que se adapte a sus gustos.

Y es que los próximos meses vienen cargados de videojuegos de aquellos que nadie quiere perderse. A los dos ahora mencionados cabe añadir Doom, Mirror’s Edge Catalyst, Homefront: The Revolution, No Man’s Sky, Deus Ex: Mankind Divided, Final Fantasy XV, Mafia 3 y otros tantos que aún están por confirmar su lanzamiento exacto, como Recore o The Last Guardian.

No es todo. Estamos todavía inmersos en el primer cuatrimestre del año y ya conocemos, al menos, tres enormes títulos que llegarán, en principio, en los primeros meses de 2017. Hablamos de Scalebound, una de las producciones exclusivas de Xbox One más esperadas; Mass Effect Andromeda, el regreso de una de las sagas más exitosas de los últimos tiempos; y el nuevo Assassin’s Creed, que promete revolucionar las bases de la franquicia y ofrecernos algo completamente nuevo.

El ritmo de grandes estrenos ha tomado velocidad de crucero y parece no tener fin. Seguirá habiendo usuarios críticos con todos los aspectos conflictivos de la generación actual de consolas, pero mientras tanto nosotros estaremos jugando. Porque, como vemos, hay mucho a lo que jugar.

Publicaciones relacionadas

Cerrar