¿El fin de las consolas?

La industria del videojuego actual no podría entenderse de ninguna manera sin tener en cuenta cómo ha sido su evolución. Las consolas han sido parte fundamental del ocio electrónico para que sea cómo es hoy en día, pero, sin embargo, el debate de cuándo se producirá el fin de las consolas nunca deja de estar de moda. En los últimos días se ha vuelto a reabrir como consecuencia de unas declaraciones del siempre polémico analista Michael Patcher.

En ellas el analista comenta que en 2019 o 2020 Sony habrá perdido el dominio del mercado de las consolas que tiene actualmente, por lo que a las compañías third party no les será rentable hacer sus juegos para consola y tan solo verán la luz en PC y dispositivos móviles. La teoría no solo parece absurda, sino que tiene tan poca base que no hay por dónde cogerla. Muchos usuarios de la red de redes, no obstante, ya se han apresurado a defender la postura de Patcher y a autodenominar al PC como la plataforma definitiva de juego.

Lo curioso del asunto es que el propio Patcher (y otros tantos analistas no tan mediáticos) ya auguraba el fin de las consolas durante la pasada generación. Estas eran sus declaraciones en marzo de 2009: “Creo que hemos visto el fin de las consolas. Las third parties no van a apoyar una PS4 o una Xbox 720. Desde luego Sony no va a sacar una nueva consola hasta que saquen beneficios de esta generación y, según mis cálculos, eso no ocurrirá hasta el año 2015”.

Como ves, Patcher se equivocaba en todo. Hubo nueva generación, ha habido apoyo masivo de las third parties y Sony lanzó su PlayStation 4 en 2013, no en 2015. Las teorías apocalípticas con respecto al mundo de las consolas de videojuegos nunca dejan de llegar, pero la realidad se empeña en dar una bofetada de realidad a los gurús de la industria. La mejor prueba de ello son los datos de la actual generación de consolas.

Seguro que resultaba fácil decir que el fin de las consolas estaba cerca teniendo como principal argumento las bajas ventas de Wii U o cuando se auguraba que Nintendo Switch vendería cinco millones de unidades durante su primer año de vida. La realidad vuelve a salir al paso y lo único cierto hasta el momento es que la nueva consola de la Gran N ha conseguido distribuir 2,74 millones de consolas solo en su primer mes de vida.

Ahora las predicciones sobre las ventas de Switch van al alza, pero no se confiaba en ella antes de su lanzamiento. Algo similar ha ocurrido con PlayStation 4. Los que predecían que no llegaría siquiera a existir se han topado con la consola de Sony con mejor ritmo de ventas de la historia. Efectivamente, tras tres años y medio entre nosotros, PS4 lleva más consolas vendidas que en los tres primeros años y medio de PlayStation 2, la consola mejor vendida de la compañía nipona.

Es cierto que en esta generación Sony ha visto sus números engrandecidos gracias a PlayStation 4 Slim y PlayStation 4 Pro y que es casi imposible que alcance los más de 158 millones de unidades vendidas de PlayStation 2, pero la única verdad hasta el momento es que PS4 ya ha distribuido 60 millones de unidades en lo que lleva de trayectoria y que esperaba distribuir otros 18 millones en el presente año fiscal.

No existen datos oficiales sobre las ventas de Xbox One (al menos relativamente recientes), pero aunque las ventas de la consola de Microsoft no estén siendo tan espectaculares como las de PlayStation 4 está resultando lo suficientemente exitosa como para garantizar su continuidad a corto plazo. No hay más que ver que en tan solo unos meses tendremos entre nosotros Project Scorpio, la nueva revisión de Xbox One y que se convertirá en la consola más potente del mercado.

A nadie le debería caber ninguna duda de que cuando esta generación llegue a su fin Microsoft y Sony volverán a hacer patente el valor que les caracteriza y volverán a protagonizar una encarnizada lucha por ser tener la máquina más vendida del ciclo de consolas. Nintendo seguirá por su camino y si todo continúa por donde está yendo probablemente tendremos una generación (la de Switch) a la altura de las grandes de la compañía.

Es por todo ello que no deja de ser irónico que el analista de videojuegos más mediático de la faz de la Tierra siga sosteniendo que las consolas están en su recta final cuando se encuentran en uno de los momentos más dulces (al menos en cuestión de cifras y datos) de su historia reciente. Mientras algunos se empeñan en decirnos cómo deberemos jugar en 2019 o 2020 sin tener pruebas concluyentes sobre ello, nosotros seguiremos disfrutando de los videojuegos, ya sea en PC, en dispositivos móviles… o en consolas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar