¿El fin de las historias clásicas?

Vamos a jugar a un pequeño juego, diré el nombre de una saga de videojuegos y vosotros trataréis de definirla en base a sus características y jugabilidad. Metal Gear… seguramente hayáis pensado en Solid Snake, espionaje o infiltración, quizás hasta sigilo. Probemos con otra, Final Fantasy… rol, aventuras, épica. Pues bien, quizás estos adjetivos y apelativos ya no sirvan para describir las mencionadas franquicias ya que tanto Konami en el caso de Metal Gear como Square Enix con Final Fantasy parece que han decidido tomar un rumbo distinto y cambiar la dinámica en estos videojuegos.

El primer caso lo encontramos hace tiempo con Metal Gear Rising, juego que cambiaba totalmente la historia. Si bien era el primer título en el que el jugador podía disfrutar de un ciborg, no era lo que los jugadores de esta saga esperaban después de Metal Gear Solid 4: Guns of The Patriots, título que si bien contaba con demasiadas cinemáticas, cerraba de buena forma la historia de Solid Snake. En Metal Gear Rising los aficionados a la franquicia creada por Hideo Kojima vieron una aventura repleta de acción con escasas dosis de infiltración que nada tenía que ver con la trama que los enamoró en su día.

Sin embargo, parece que la saga levantó el vuelo con el lanzamiento de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes y Metal Gear V: The Pantom Pain, juegos que se volvían a meter de lleno en en la historia que marcó el rumbo de la saga. Pero parece que Konami no tomó nota de Metal Gear Rising y ahora tras la marcha de Kojima, el estudio en un intento por seguir captando jugadores ha anunciado un nuevo título de esta saga: Metal Gear Survive, que se antoja como la gran decepción. Al menos eso se desprende de lo poco que sabemos de este juego.

Desde el comienzo su historia ya es una declaración de que Konami simplemente quiere explotar la marca Metal Gear. El jugador no tendrá que descubrir nuevas vistas sobre la existencia de los Patriots, infiltrarse en una base enemiga y ni siquiera tendrá que destruir un vehículo con capacidad nuclear. No, en esta ocasión como su propio nombre indica Metal Gear Survive planta al jugador en una realidad alternativa repleta de zombies con los que habrá que enfrentarse para seguir otro día vivo.

Pero dejemos a un lado Metal Gear Survive, juego al que también dedicamos una columna de opinión hace poco y que te recomendamos leer. Square Enix también se ha subido a este peculiar carro de cambiar la dinámica de dos de sus sagas más famosas: Dragon Quest y Final Fantasy, franquicias que han adaptado a los nuevos tiempos cogiendo elementos de otros juegos que en la actualidad triunfan. Todo ello con la intención de hacer más atractivas estas firmas para las nuevas generaciones que quizás no se sienten tan apegadas a ellas como los jugadores más veteranos.

Empecemos por Dragon Quest Builders, la apuesta de Square Enix por captar a los jugadores jóvenes que tanto disfrutan con Minecraft. No es que hayan tomado de este juego el crafteo para incluirlo dentro de las clásicas historias de rol que se nos han ofrecido en esta franquicia, es que directamente han convertido este elemento en el elemento principal en Dragon Quest Builders. Del mismo modo, habrá que construir refugios y distintas habitaciones al igual que se hace en el juego de Minecraft. La forma de obtener los materiales será la misma: golpear partes del escenario para romperlas. Ni mucho menos es el juego de rol que se podía esperar, un cambio demasiado brusco.

Sin movernos de Square Enix encontramos World of Final Fanasy, un título del que decir que no se ha inspirado en Pokémon, sería una mentira. Sin abandonar el rol, este juego ofrece al jugador la posibilidad de capturar a las criaturas más famosas del universo de Final Fantasy ¿De qué forma nos haremos con ellas? En los caminos salvajes que recorramos de ciudad en ciudad. Por supuesto que tampoco faltarán las peleas con otros “entrenadores” de Mirages, nombre que reciben las criaturas que atraparemos. En definitiva, nos podemos ir olvidando de esos combates épicos con magias e invocaciones prodigiosas e ir asimilando que World of Final Fantasy es un título más enfocado para un público infantil que para aquellos que han seguido toda la saga desde un primer momento.

¿Quiere decir esto que van a ser malos juegos? Sólo el tiempo lo dirá, y es posible que se hagan con gran parte del público. Pero una cosa está clara: no va a ser fácil conseguir que los aficionados de estas sagas den su confianza a un cambio tan drástico en estas franquicias. Y es que si aquello que les captó, desaparece, ¿qué motivo hay para creer que algo totalmente distinto pueda gustarles? En fin, habrá que ver cómo desarrollan los acontecimientos, pero parece que algunos estudios ya están encontrando la forma de adaptar sus grandes sagas a los nuevos tiempos, aunque esto suponga hacer sacrificios que muchos de sus aficionados no terminan de entender.

¿Estaremos ante el fin de las historias clásicas? De momento, salvo milagro de última hora, nos podemos despedir de Metal Gear. Esperemos que pese a estos experimentos Final Fantasy y Dragon Quest mantengan el norte.

Cerrar