El futuro de Nintendo

Cuando el río suena… agua lleva. Eso asegura el refrán, aunque esperemos que en este caso no sea así. Según las cifras, Nintendo lo está pasando mal en los últimos años, salvo por el éxito de 3DS. Y los motivos están claros: en un mundo donde prima la tecnología, una empresa dedicada íntegramente a los videojuegos lo tiene difícil.

Sobre todo desde que los smartphones, tablets y demás aparatos tecnológicos han comido gran parte de su territorio a las consolas portátiles. Todo esto ha llevado a que en los últimos meses muchos expertos hayan jugado a ser videntes y prevean una situación futura complicada para la Gran N. Empezando por quienes aseguran que su única salida posible pasaría por convertirse en una third party y ceder sus jugosas licencias a otros. ¿Llegará el día en que juguemos a Mario en un iPhone?

Está claro, todo esto suena a Sega. Pero quienes ven en Nintendo una futura Sega están dando por hecho algo: que Wii U será la Dreamcast de la compañía. O lo que es lo mismo, que no terminará de funcionar. ¿Pasa entonces el futuro de Nintendo por recuperar al jugador hardcore después de la separación de la generación anterior?

Eso dicen algunos. Según estas voces, los antaño usuarios de Wii o DS están ahora demasiado ocupados con los juguetes de Apple, Kinect o cualquier otra cosa, y habría que mirar hacia otra parte. Pero en ese caso, ¿podría Nintendo competir con los gigantes Sony y Microsoft en su propio terreno? Cuando dejó de hacerlo sería por algo…

En cualquier caso, lo que sí parece claro es que el futuro de la compañía japonesa, para bien o para mal, pasa por su nueva máquina de sobremesa. Que sus destinos estarán ligados. ¿Entenderá la gente las virtudes de la consola? ¿Tendrá esta un precio que la permita competir con lo nuevo de Microsoft y Sony, en principio más avanzado tecnológicamente?

Preguntas y más preguntas que, por el momento, nadie puede responder. Lo que sí está claro es que Nintendo ha demostrado, con los años, ser una auténtica superviviente. Y que su leyenda dará mucha guerra antes de pensar en apagarse. A ver qué pasa.
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar