El incendio de FIFA 15: Ultimate Team

FIFA 15 es uno de los grandes reclamos de los jugadores. Lo es hoy y lo ha sido durante muchos años, convirtiéndose en uno de los gigantes en la industria del videojuego sin que apenas nadie pueda hacerle sombra. Si esto es así, ¿por qué últimamente se están generando tantos problemas en torno al título? Soy un jugador asiduo a este simulador de fútbol desde hace años y, evidentemente, la situación en la que se encuentra el juego, especialmente en una de sus variantes más conocidas, también me afecta. 

No hablo de los múltiples errores que se producen en los servidores del juego desde hace varias entregas, y con los que un partido online puede darse por perdido a pesar de haber goleado a nuestro rival porque la conexión, repentinamente y sin explicación, ha decidido fallar en el momento de computar los puntos. Un par de palabras con decibelios por encima de lo permitido y a resarcirnos en el siguiente partido; eso es lo que muchos hemos pensado durante todo este tiempo. No obstante, la situación que se vive actualmente en Ultimate Team me lleva a preguntarme si hemos sido demasiado indulgentes con el producto que nos están ofreciendo. Evidentemente, el incendio respecto a las nuevas modificaciones ha sido descomunal y sigue propagándose con el paso de los días.

Por supuesto hablo de las restricciones en las transacciones de Ultimate Team que reúne a jugadores de todo el mundo para crear su propio equipo en función de la compraventa de jugadores. ¿Lo has probado? Si no es así, debes saber que a medida que jugamos partidos en Ultimate Team recibimos monedas que nos serán de gran utilidad para avanzar en la propuesta y conseguir un once de mejor calidad si nuestros resultados son favorables. Hasta ahora nos encontrábamos con un pequeño vacío legal, por denominarlo de algún modo, en el que los jugadores podían comerciar con sus jugadores a través de pujas abiertas y conseguir una gran cantidad de monedas al cambio. Esto, evidentemente, ha atraído a muchos jugadores con aviesas intenciones que han empañado la imagen del servicio.

Y, como suele ocurrir en estos casos, hemos pagado justos por pecadores. Electronic Arts ha querido frenar estos movimientos de un modo radical: añadiendo limitaciones, tanto en precios mínimos, como máximos, de todos los jugadores y artículos que se pongan a la venta en el mercado de transferencias. ¿La conclusión? Muchos jugadores que, por ejemplo, compraron a Leo Messi por un precio de 10 millones de monedas, ahora solo podrán venderlo por 7.5 millones, perdiendo una gran cantidad que no es especialmente fácil de ganar, o incluso por la que han invertido dinero real para reunir. ¿Y esto quién lo arregla? ¿Por qué algunos jugadores que han cumplido las normas deben pagar el precio de unos pocos?

Estas son las cuestiones que circulan por las cabezas de todos los usuarios de este modo de juego sin que nadie ofrezca unas respuestas al respecto. Tan solo contamos con la nueva tabla de precios impuesta por una ley marcial. ¿Y a los jugadores? ¿A ellos nadie les escucha? ¿No sería más fácil castigar a los verdaderos culpables de estas actividades fraudulentas? Aquí no vale aplicar la ley de la ventaja y que siga el juego. ¿Tú qué piensas?

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar