El lenguaje del videojuego son los padres

Decía un inabarcable filósofo moderno y, por suerte, aún vivo, Peter Griffin, lo siguiente: “¿Saben que me saca de mis casillas?” Así deberían empezar todas las columnas de opinión. Néstor, al lío que te pierdes. ¿Sabéis que me saca de mis casillas? Los críticos de cine. Lo peor es que el que escribe siempre se ha sentido orgulloso de pertenecer al gremio.

Los críticos de cine tenemos la odiosa manía de asegurar: “esta película tiene una estética de videojuegos“.  La traducción al lenguaje hablado por todos es la siguiente: “esta película es tan frenética como un pollo sin cabeza hasta arriba de esteroides persiguiendo al Coyote”. O, técnicamente, que está montada por alguien que no sabe que después de A va B y fotografiada por una persona a la que le dan tics cada vez que coge la cámara.

Como os podréis imaginar, hay muchas formas de decir que una película es más horrible que Terminator 3: La Rebelión de las máquinas. Y compararla con un supuesto lenguaje de videojuegos no es una de ellas. Pese a que la vieja guardia o la Old School o como queráis llamarla, esté empeñada en ello.

¿Sabéis por qué? Porque el lenguaje de los videojuegos no existe, son los padres. Otro Griffith, este David W., junto a un amigo ruso con problemas de personalidad, СергейМихайловичЭйзенштейн (quería presumir de ruso, en realidad, Serguéi Einsestein), uno con El nacimiento de una nación y otro con El acorazado Potemkin, cuando el cine llevaba pañales, ya inventaron prácticamente todo lo que conocemos como el lenguaje cinematográfico, o audiovisual y, por ende de los videojuegos.

¿No me creéis? Igual que cuando digo que el cine en 3D va a ser un tremendo fracaso o moda pasajera porque fue inventado en 1920 y ya se deshinchó en la década de los 60, vamos con un argumento histórico.

En 1947 se estrenó un filme llamado La Dama del Lago, de Robert Montgomery, un experimento de cine negro en el que se intentaba meter completamente al espectador en la trama y, para ello, se rodó de manera íntegra en cámara subjetiva, esto es, en primera persona. ¿Quién ha dicho shooter? La película fue un fracaso, aunque es digna de ver, si tenéis en cuenta que no se ha vuelto a hacer cine así de manera asidua. Aunque videojuegos sí, por lo que es recurrente decir que este recurso es lenguaje de videojuegos.

[videoyoutube]1336[/videoyoutube]

Otro de los típicos recursos que se atribuyen a los videojuegos es el scroll lateral en 2D tan habitual en los hack and slash clásicos o en Super Mario Bros. Aunque bien podrían recordarnos a los jeroglíficos, esta estética le es propia al cine-teatro.

[videoyoutube]3602[/videoyoutube]

Evidentemente, el cine tontea con lo que ahora se atribuye a los videojuegos. Pero el problema está en que cine y videojuegos al final son lo mismo. Salvo que los videojuegos son el perfeccionamiento del lenguaje del cine, la participación del espectador de la historia que se nos quiere contar, en definitiva, el cine interactivo.

Debe ser que los críticos de cine hemos disfrutado de pocos videojuegos. Y eso es lo que me saca de mis casillas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar