Ese juego me suena

Olores. No hay nada que avive mejor el recuerdo. Cuantas veces has perdido años al venirte el olor de un phoskitos, ha entrado en tu mente un antiguo ligue al darte de bruces con un perfume, o te has acordado de unas vacaciones con el aroma del mar.

En los videojuegos eso no existe, como mucho hueles un puro y te acuerdas de aquel bar de mala muerte donde los viejos le daban al mus y tu a Golden Axe. Nuestros recuerdos nos los traen los sonidos, eso es lo que nos lleva a la infancia de un capotazo y nos transporta de golpe a un escenario consolero.

Y no hablo de las bandas sonoras, porque eso es algo más convencional. Como ocurre con el cine si oyes las serenatas de Zelda, la epopeya de Halo, el ambiente de Mass Effect o la canción de Mad World en Gears of War enseguida te ves envuelto en su ambiente. Voy a eso que hace los videojuegos únicos, esos sonidos, ruidos, golpes de audio que son únicos en nuestra cultura y que nos acompañarán siempre.

No hay otro arte parecido, nada se le puede comparar. Está ligado a nuestros pulgares desde que de pequeño abrías la Game & Watch, metías la pila de botón, pulsabas START y tu mundo se daba la vuelta. Ese sonido es tan único e irrepetible como el de los coches de choque cuando te quedabas sin fichas.

Un par de notas pueden devolverte los mejores recuerdos de tu infancia. Eso nos hace únicos. Y si ya hablamos de frases el recuerdo puede ser realmente imborrable, hace tiempo escribí un artículo, Nada de ruso, sobre las mejores frases de los videojuegos. Echadle un vistazo y me contáis.

Seguro que según estás leyendo esto te han venido a la cabeza infinidad de melodías y golpes de bit. Hablo de momentos tan irrepetibles como el sonido de:

  • Un hadouken de Ryu.
  • Un salto de Mario.
  • Una muerte en Devil May Cry.
  • Un disparo en Space Invaders.
  • Un acelerón en Out Run.
  • La máquina de Circus of Values en Bioshock
  • Un kamehameha de Goku.
  • Un tiro láser en Galaga.
  • Un mordisco en Pac Man.
  • Un anillo más en Sonic.
  • Un fatality en Mortal Kombat.
  • (…)

Así podríamos seguir hasta el infinito porque la biblioteca de sonidos que llevas en tu cabeza, jugón, es infinita. Algunos de ellos duran menos de un segundo, pero en todavía menos tiempo serías capaz de reconocerlos. ¿Por qué? Pues porque fuiste tú quien los creaste con un golpe de botón, de joystick, de mando…

Esa es otra cosa que a los jugones nos hace únicos, nos llevaremos a la vejez esos sonidos y siempre seremos niños con tan solo oírlos o recordarlos. Eso es así y así será siempre.

Como decía Maria Edgeworth, el corazón está en el centro del cuerpo porque es el único de nuestros órganos que tiene sonido, ritmo, música, camina bit a bit… Sin duda ahí guardamos cada una de nuestras partidas.

¿Cuál es vuestro sonido de videojuego favorito?

Publicaciones relacionadas

Cerrar