Esos Héroes Locos

Qué sí, hombre, que sí. Que AlfaBetaJuega ha llegado a nuestro planeta. ¡Escondan a sus mujeres! Porque seguro que os imagináis a Tomás y David Navarro, casco de cuernos a lo Skyrim en ristre, avanzando sobre la llanura a lomos de sus caballos de batalla… O a lo mejor no os los imagináis, pero yo sí, ¡leñe! Que nos va la épica y eso.

Y como nos va la épica (y eso), aquí estamos, escondidos tras estas líneas de texto (que, por cierto, podéis cambiar de tamaño, copiar y pegar, leer en vuestro ‘feed’… Es lo que tiene ser un medio online), apabullados y congratulados del anunciamiento feliz de AlfaBetaJuega, poderosos aventureros.

Lo nuestro son los juegos, el online, la competición, el hacer amigos a través de nuestros PC’s y, por qué no, al lado también, no puedo evitar descubriros la pólvora de los juegos para ordenador. ¡Están de moda los MOBA, amigos!

¿Qué es eso de los MOBA? Pues otro bonito acrónimo anglosajón (creo, sinceramente, que Inglaterra en sí es un gran acrónimo) que esconde las palabras: Massive Online Battle Arena, y que no es otra cosa que un sistema de juego en tiempo real donde varios jugadores se enfrentan unos a otros en escenarios instanciados. A diferencia de los MMO clásicos como World of Warcraft, aquí no hay un mundo en el que juegan todos a la vez, sino que en cada “instancia” o sala hay un determinado número de jugadores dándose tortas los unos a los otros.

Este género tiene un nacimiento muy marcado y que los ancianos del lugar reconocerán rápido: Warcraft III. El que fue el mejor juego de estrategia online en su momento, vio parir una modificación (mod) que se llamó Defenders of the Ancients (DotA, acrónimo de nuevo) y que incorporaba al título un concepto novedoso: el de los héroes, con nombres y apellidos, con habilidades especiales, con jugabilidad y presencia distinta a las típicas unidades de cualquier juego de estrategia en tiempo real visto o conocido.

¿Qué pasó? Que fue la revolución. Era el mod más jugado, incluso más que el propio juego original y, poco a poco, llegaron cientos de imitadores. El más popular de todos y el que vino a consolidar un género con entidad propia fue League of Legends, de Riot Games, hace tan sólo dos años. Pero es que sus 25 millones de usuarios no han pasado desapercibidos para nadie y sí, ahora podemos hablar ya, de forma definitiva, de una explosión del género con los anuncios de DotA 2 por parte de Valve (algún día os contaré, al calor de la hoguera, cómo llegó la  franquicia a manos de la compañía de Steam cuando el juego original era de Blizzard), Heroes of Newerth, Rise of Immortals de Petroglyph Games, Bloodline Champions de Funcom, incluso el genial World of Tanks de los bielorrusos de Wargaming.net, pasando por el sorprendente anuncio de Blizzard en la reciente Blizzcon 2011 del lanzamiento de Blizzard DotA… ¿Pero la licencia no la tenía ahora Valve? Preguntaréis. Pues no. O al menos, no exactamente en estos momentos.

¿Estos juegos no son muy para frikis? ¿No son muy difíciles? Pues lo cierto es que no. Precisamente, los MOBA destacan por su jugabilidad ágil, heredera de las mecánicas tradicionales de Blizzard; ‘fáciles de jugar, difíciles de dominar’, por lo que la satisfacción es inmediata. ¿Y si os decimos además que prácticamente todos son gratuitos y solo se paga por contenido exclusivo si quieres? Pues que ya estáis tardando para echarle un ojo a todos y cada uno de ellos, valoréis, os divirtáis y, por supuesto, nos lo contéis luego aquí, en AlfaBetaJuega.

Happy Adventuring!

Juanma Castillo es el director de la especializada en juegos multijugador masivos MMOGamer.es


 

Publicaciones relacionadas

Cerrar